Escucha esta nota aquí

Era joven, hermosa y popular por una buena causa. 151 mil personas seguían a través de Instagram su día a día luchando contra la anorexia. Lamentablemente, la alemana Josi María, de 24 años, perdió la batalla y falleció a causa de una insuficiencia cardiaca.

Según publican medios de todo el mundo, Josi se encontraba viajando a Gran Canaria (España), cuando se descompensó en el avión por unos problemas circulatorios y se desvaneció en los brazos de una amiga para no despertar más. 

Durante ocho años, los seguidores de Josi la vieron caer y levantarse por sus desórdenes alimenticios que se desataron en 2014. Su condición llegó a ser tan extrema que muchas de sus fotos tienen la advertencia de la red social de incluir contenido gráfico violento. De igual manera, en varias oportunidades tuvo que bloquear la opción de comentarios por las críticas que recibía en sus publicaciones.

En junio de este año, Josi nuevamente se mostró en uno de sus peores momentos y lo explicó a sus allegados.

"No publico esta foto porque esté orgullosa de mi apariencia. Y no, tampoco la estoy publicando porque quiera motivar a otros para que se parezcan a mí. De hecho, sí, la razón por la que publico esta foto es porque estoy en un viaje y quiero que me acompañes. Quiero compartir mis pensamientos y demostrar que estoy luchando activamente contra la anorexia", expresó.

En este periodo hablaba mucho del amor propio, positivismo, aceptación y belleza interior, pero también tenía que explicar sobre su alimentación ante los cuestionamientos que le llegaban. Un comentario le preguntó porqué se ejercitaba tanto si deseaba subir de peso, pero la joven contó que cuando levantaba pesas se sentía motivada a alimentarse más para tener fuerzas.

Tiempo después, en noviembre, compartía que la batalla se endurecía, pero que se encaminaba para curarse, pues no quería ser una de las mujeres que mueren de anorexia y que lo haría para no decepcionar a su madre, a sus seguidores y a ella misma.

No obstante, tras su muerte, Resova, la amiga con la que viajaba Josi Maria, contó cómo fueron sus últimos instantes. "Me dijo que había tomado dos cafés y que su sistema circulatorio no lo soportaba. Tampoco había comido nada durante dos días. Josi me preguntó si podía darle un abrazo y un breve descanso. Me quedé dormida poco después y cuando me desperté, a medianoche, noté que ya no respiraba", publicó el periódico alemán Bild.

Comentarios