Escucha esta nota aquí

Los mayorcitos lo recordarán por su actuación en la película El gran Lebowsky, en 1998, y los más jóvenes por ser el villano Obadiah Stane de Iron Man, en 2008. Lo cierto es que Jeff Bridges sorprendió a sus seguidores de distintas generaciones al anunciar en octubre que había sido diagnosticado con un cáncer del sistema linfático.

En ese entonces se comprometió a compartir su evolución y recientemente cumplió su palabra, demostrando que le está dando batalla a la enfermedad con mucho optimismo. "Aquí está lo último: me siento bien, me afeité la cabeza, tengo un cachorro, Monty, y cumplí años, 71", escribió el actor en Instagram junto a una foto en la que aparece con su mascota, recostado en una hamaca frente al mar". 

Se trata de la segunda actualización de Bridges a sus fanáticos, antes, el 28 de octubre, subió una fotografía mostrando una sesión de quimioterapia y agradeciendo los mensajes de aliento. “Quiero agradecerles por arroparme en este momento, ¡uno se siente bien recibiendo todos los buenos deseos y amor!”, escribió también en Instagram.

Muy aparte de la cabeza rapada, el actor se ve muy bien, igual de peso e imagen, pero, sobre todo, con un buen talante.

Bridges, que cumplió 71 años el 4 de diciembre, se enfrenta a un tipo de cáncer que afecta al sistema inmunitario y que se debe a un fallo en la forma de actuar de los linfocitos (glóbulos blancos de la sangre que ayudan a luchar contra las infecciones).

El actor ha sido siete veces candidato al Óscar y en 2009 obtuvo la estatuilla por su actuación en Corazón rebelde. 

Comentarios