Escucha esta nota aquí

Tantas bondades en un solo alimento. El jengibre no es un bicho raro, aunque en pocas oportunidades lo hemos tenido en nuestras cocinas. Esta verdura que suele ser tratada como una hierba acelera el metabolismo y mejora la digestión, a la vez que favorece la absorción de nutrientes y la eliminación de desechos del organismo, lo que evita el aumento de peso

Por si fuera poco, el jengibre interviene en el aumento de los niveles de serotonina que interviene en el control del apetito, por lo que su consumo da una sensación de saciedad que evita que continuemos comiendo.

¿Cómo tomarlo? Poner 6 tazas de agua a hervir, luego agregar  5 cucharadas de jengibre rallado y dejar reposar unos 10 minutos. Finalmente incluir el jugo de 2 limones.  A continuación, colar el contenido.

Además de ser un aliado para eliminar la grasa en el cuerpo, el jengibre contribuye en la reducción de las inflamaciones de las articulaciones y el dolor, especialmente en condiciones  como osteoartritis y reumatismo.

También contiene potentes propiedades antioxidantes, que pueden retrasar o incluso prevenir la propagación de ciertos cánceres. Pero ojo, como con todo alimento y remedio natural, es necesario tener cuidado al momento de consumirlo: el jengibre no es recomendado durante los procesos de gestación y lactancia, ni para personas con problemas de coagulación sanguínea.

Comentarios