Escucha esta nota aquí

Hasta antes del inicio de la cuarentena por el coronavirus, el cantante Julio Iglesias, de 76 años, mantuvo activa su agenda de conciertos. Sin embargo, desde entonces no se lo había visto, hasta ayer, cuando el programa de televisión español Sálvame captó imágenes del artista en una playa de República Dominicana y medios del todo el mundo las divulgaron.

Ni tomando sol ni nadando, pero eso sí, acompañado de dos jovenes mujeres. El exesposo de la socialité Isabel Preysler apenas podía caminar y las mujeres lo sostenían de cada brazo. Además, llevaba una pierna vendada y se lo observaba más delgado de lo habitual. 

Durante la difusión de las imágenes, los comentaristas de Sálvame recordaron el grave accidente que el cantautor sufrió en 1962 y que le provocó lesiones con las cuales tenía altas probabilidades de no poder volver a caminar. "Siempre ha padecido de dolores de espalda a raíz del accidente que tuvo", dijo la conductora Lydia Lozano, que asegura haber hablado con el entorno más cercano al músico, que le dijeron que "está fatal de dolores".

En medio del escándalo

Según el medio El Español, a los problemas de salud del cantante se suma la polémica por la paternidad de Javier Santos (42), que lleva décadas luchando por ser reconocido como hijo de Julio Iglesias. En mayo, en medio de la batalla legal, Santos puso en conocimiento de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otras entidades internacionales genéticas y científicas la disfunción producida en su caso de filiación con el cantante.

"La justicia no puede contradecir a la ciencia. La ciencia y la justicia tiene que ir de la mano, genéticamente se ha demostrado que Javier es hijo de Julio Iglesias", expresó su abogado Fernando Osuna, que advirtió que prepara un argumentado recurso de casación ante el Tribunal Supremo.