Escucha esta nota aquí

Fiel a su estilo, desconcertante y controversial, el rapero estadounidense Kanye West (43) sorprendió ayer con nuevas publicaciones en Twitter en las que aseguró que tuvo una visión para crear JesúsTok, una adaptación de la red TikTok apta para personas cristianas.

 "Una visión acaba de llegar a mí... JesúsTok. Estaba mirando TikTok con mi hija y como padre cristiano me molestó mucho contenido, pero me encantó completamente la tecnología", dijo en un primer tweet, que despertó un debate entre sus seguidores. Obviamente, hubo quienes lo aplaudieron y anunciaron su respaldo a su propósito de convertirse en el próximo presidente de Estados Unidos, pero otro bando dejó fluir su creatividad con memes nada piadosos.

Él, acostumbrado a todo tipo de comentarios, siguió la idea con un segundo tweet acerca del tema. "Oramos para colaborar con TikTok para hacer una versión cristiana monitoreada que se sienta segura para los niños pequeños y el mundo, en el nombre de Jesús. Amén", insistió, nuevamente provocando mucha maldad entre algunos internautas, que ironizaron sobre algunos de sus videos y las fotos sensuales que acostumbra realizar su esposa, Kim Kardashian (39).

No faltaron los que pedían 'recetar' a Kanye, burlándose cruelmente sobre los problemas de bipolaridad que padece el rapero, y que hace unas semanas provocaron un escándalo mediático con su curvilínea señora, a la que dedicó algunos posts en los que escribió que quería divorciarse de ella desde hace varios años, y que Kim y su madre, Kris Jenner, lo querían encerrar.

Obvio, luego los borró, pero sus más de 30,7 millones de seguidores ya los habían visto y replicado. Ante las repercusiones, la aludida recurrió a Instagram para tratar de calmar las aguas, dejando entrever que se trataba de otro episodio de su esposo. "Aquellos que entienden las enfermedades mentales o incluso el comportamiento compulsivo saben que la familia es impotente a menos que el miembro sea menor de edad, escribió la influencer en parte del texto que compartió con sus más de 185 millones de seguidores en esa red social.

Si bien se habló de una supuesta separación de la pareja, el fin de semana asistieron juntos a un servicio religioso, desmintiendo los rumores.

Kim y Kanye están casados desde 2014 y tienen cuatro hijos: North (7), Saint (4), Chicago (2) y Psalm (1).