Escucha esta nota aquí

El reality Kilos mortales: Las hermanas Slaton se estrenó la semana pasada en Bolivia para mostrar la transformación de Amy y Tammy, que, tras descubrir que juntas pesan 458 kg, desean adelgazar para someterse a una cirugía bariátrica y así no morir por los problemas de salud que les ocasiona continuamente el sobrepeso. 

El programa se estrenó la semana pasada en el canal de cable Discovery Home&Health y se emite cada lunes, a las 22:00

Además del dramatismo que caracteriza a este formato, en el que algunos participantes han llegado a perder la vida en su batalla contra la obesidad mórbida, las hermanas originarias de Kentucky (EEUU) le ponen un toque de humor, y en eso son expertas, pues ambas tienen experiencia como 'youtubers'.

En el primer episodio, el público conoció a Ammy, de 31 años y 184 kg de peso, que acaba de casarse con el amor de su vida, Michael, con quien sueña en convertirse en madre. Ella es la menor y la más simpática de las dos, aunque tiene igual de difícil la tarea, pues entre ocho y doce gaseosas diarias y comida chatarra son sus aperitivos comunes y a los que no podrá renunciar fácilmente.

Por su parte, Tammy, con 32 años y 274 kilos, es algo malhumorada y su caso es mucho más grave, pues necesita de un burrito para caminar, tarea que se limita a unos cuantos pasos. Ella tuvo que mudarse con su hermana y su cuñado, pues su gran tamaño le impide realizar las actividades más básicas. Odia depender de Ammy, algo que la molesta y la frustra, provocando que por momentos sea una tortura para quienes la acogieron en su casa y hacen todo por cuidarla.

Ambas hermanas necesitan dormir con respiradores, pero Tammy también debe usar un monitor de bebé para que su hermana la vea y auxilie en caso de algún accidente.

Dentro del show, entre chiste y chiste, ellas reflexionan muy en serio sobre el daño que ellas mismas se han provocado con su adicción a la comida y también sobre la discriminación de las personas que las miran "como si fueran fenómenos". 

Convertirse en madre y ser independiente son sus sueños, perder peso es la tarea para conseguirlos. Ya empezaron e invitan a acompañarlas en el proceso.