Escucha esta nota aquí

La pasarela se ilumina, aparece una hermosa mujer, de caminar cadencioso y alta. Es de piel color canela, ojos verdes, cabello castaño oscuro y labios carnosos. Es la hermosa modelo rusa Irina Shayk, considerada por revistas como Sports Illustrated, People y Vogue, como una de las mujeres más hermosas del mundo. Dicen que solo competiría en belleza con la Venus de Milo y que mujeres tan bonitas como ella hay muy pocas.

Recientemente esta hermosa maniquí confesó en una entrevista que cuando era niña no la pasó bien en su natal Rusia, en el colegio sufrió mucho de bullying por su aspecto físico. Sus compañeros de colegio se burlaban de ella, le decían fea, piernas de lápices y negra, publica el portal Lifestyle.

Era demasiado alta, cuando tenía 14 años medía 1,76 m, tenía las piernas largas y los labios gruesos. Su piel oscura, gracias a su ascendencia tártara, en comparación con la tez blanca de sus compañeros rusos, llamaba la atención, más aún con el contraste de sus ojos verdes.

Ella misma dice que no era bonita, o que no se vía bonita. Era diferente a las chicas de su edad. Se sentía mal cuando escuchaba las burlas de su físico, cuando se colocaba al lado de sus amigas y les llevaba una cabeza de ventaja en la estatura. No tenía novio, o más bien, nadie quería estar en pareja con ella.



Todo cambió

Irina Shayk cuenta que nunca se imaginó que llegaría a ser famosa, menos a ser considerada una de las mujeres más hermosas del mundo, si cuando era adolescente sufrió mucho por no encuadrar en los cánones de belleza de su pueblo, publica el diario ABC.

En 2004 ganó el concurso Miss Cheliábonks. Luego acompañó a su hermana Tatiana a una agencia de modelos, y para su sorpresa la seleccionaron a ella, pues quedaron sorprendidos con el contraste de su color de piel, cabello y ojos, además de que era alta y delgada natural.

Al siguiente año su agencia la llevó a París y su vida cambió para siempre. Poco después firmó contrato con Elite Barcelona, que le consiguió buenos trabajos en Europa y en EEUU. En 2007 fue portada de la revista Sport Illustrated Swimsuit, después hizo las campañas publicitarias de Guess, Lacoste y La Perla. Luego casi todas las marcas y diseñadores la querían trabajando para ellos, porque su imagen nueva, fresca y de mujer hermosa vendía.

Irina manifestó que muchos agentes y productores creían que era sudamericana, por ser morena de ojos verdes, tener curvas y su manera sensual de caminar. Sin embargo, ella les aclaraba que era rusa, con ascendencia tártara.

Su consagración como modelo llegó cuando desfiló para Victoria's Secret y se convirtió en una de las principales figuras de dicha marca y evento de modas, llegando a rivalizar en las pasarelas con las supermodelos, con quienes siempre tuvo buena relación.

Atrás quedaron los días cuando Irina Shayk sufrió bullying por su aspecto físico. Después de algunos años regresó a su pueblo natal, Yemanzhelinsk, en Rusia, y fue recibida como una heroína.



Su vida

Su nombre es Irina Valerievna Shaijlislamova, pero, como su nombre era difícil de pronunciar, decidió cambiárselo simplemente a Irina Shayk.

Nació en Yemanzhelinsk, un pueblo situado en los Urales del Sur, en Rusia, hace 34 años. Su padre era de la etnia tártara, que se caracteriza por la piel oscura, y su madre rusa, blanca de ojos claros. 

Fue la primera modelo rusa en aparecer en la portada de la revista Sport Illustrated y desde entonces ha sido tapa de las publicaciones de modas más importantes del mundo. Ha trabajado con lo diseñadores y casas de modas más prestigiosas, como Valentino, Armani, Gucci, Dolce y Gabbana, Guess, Chanel, Dior, Yves Saint Laurent, Carolina Herrera y Versace, entre otros.

En 2010 inició una relación sentimental con el futbolista portugués Cristiano Ronaldo. Fueron la sensación de la prensa rosa y deportiva, pues dos de los personajes más admirados del mundo eran pareja. En 2015 y en buenos términos terminaron su noviazgo.



De 2015 y hasta 2019 sostuvo un romance con el actor estadounidense Bradley Cooper, una gran celebridad de Hollywood, y volvió a protagonizar noticias de farándula, pues todos querían saber cómo convivían dos personas consideradas entre las más guapas del mundo. En 2017 nació su hija, a la que llamaron Lea de Seine Shayk Cooper.



Actualmente Irina está soltera, criando a su hija y trabajando en el modelaje. Vive en Nueva York y cada vez que puede visita su natal Rusia, donde reside parte de su familia.