Escucha esta nota aquí

Un horno de fundición polaco está fabricando la campana más grande del mundo, un coloso de 50 toneladas, para la basílica de Trindade, en Brasil.
"Será la mayor campaña en funcionamiento del mundo, más de 4 metros de alto por 4,5 de diámetro" suspendida en el aire, explicó Piotr Olszewski, el dueño del horno, situado en la ciudad de Przemysl (este).

La basilica del Divino Padre Eterno, en Trindade (centro) es un lugar popular de peregrinación para los católicos brasileños.
"Hay campanas más grandes en Asia, pero las campanas budistas están en el suelo y son golpeadas de lado. Luego está la famosa Campana del Zar, en Moscú, que pesa 200 toneladas, pero que no está en funcionamiento" explicó Olszewski.

La campana suspendida más grande del mundo, con 36,2 toneladas de peso, se encuentra actualmente en la ciudad japonesa de Gotemba.
"Es un enorme desafío, a causa de la tremenda presión que soporta la base de la campana" durante la fundición, explicó Olszewski, que requirió el asesoramiento de la Universidad Silesiana.

Los trabajadores necesitarán 60 toneladas de metal para la pieza, cuyo sonido será "noble" explicó.
"Cuanto más grande la campana, más profundo es el sonido" explicó.
La campana viajará a Brasil el año que viene por barco.