Escucha esta nota aquí

Los problemas cotidianos, algunas veces sentimentales, económicos o laborales, influyen para que una persona sufra de depresión, que es consecuencia de un trastorno biosocial que ocasiona la falta de serotonina en el organismo, un químico neurotransmisor que regula los estados de ánimo.

Ante la aparición del coronavirus, que no solo daña la salud sino que llega a ocasionar la muerte, muchas personas entran en pánico, tienen miedo a contagiarse y empiezan un proceso síquico hacia la depresión y luego a la ansiedad.

Un reciente estudio de la Universidad de Cincinnati, EEUU, publicado por el diario español ABC establece que otros males de salud que trae el Covid-19 son la depresión y la ansiedad. Explica que estos síntomas pueden ir acompañados de la pérdida de olfato y del gusto, característicos en los contagiados con coronavirus.

La investigación enseñó que el 47,4% de quienes están infectados sufren de depresión y ansiedad. El mayor temor de ellos es la muerte. Y el 44,7% de los encuestados sanos expresaron que también padecen de dichos trastornos sicológicos, como consecuencia del miedo a enfermarse.

Es decir que casi la mitad de la gente, esté sana o contagiada por el coronavirus, tiene depresión y ansiedad, y casi todos relacionan su problema con el estado de incertidumbre que se vive por la pandemia.



La mayoría de quienes sufren esta enfermedad solo atienden sus problemas patológicos, los físicos, y dejan de lado los sicológicos

El mismo estudio de la Universidad de Cincinnati establece que la depresión y la ansiedad bajan las defensas del cuerpo humano y lo hace más vulnerable a los contagios.

James Yhon Robles, responsable del área de Sicología del Instituto de Neurociencia de la Unifranz, expresa que la situación por la que se está viviendo, con la salud y la vida amenazada diariamente, con un sistema económico casi colapsado y con mucha incertidumbre sobre el futuro, la gente se asusta y entra en un proceso sicológico que puede llevar a la depresión y a la ansiedad.

Qué hacer?

* Analizar la situación. La solución directa no está en sus manos, nada puede hacer globalmente para detener la pandemia. Lo que está a su alcance es a manera individual, que también es importante.

* Seguir las normas de bioseguridad y fortalecer su organismo para enfrentar cualquier posibilidad de infección. Cuidar a su familia y a su entorno para que nadie se contagie. Así estará tranquilo y seguro de que el virus está lejos.



* Quien sienta que está ingresando en un proceso de depresión, debe hacer ejercicios físicos. De a poco, primero salir a caminar, trotar y cada vez ampliar el área de recorrido. Practicar yoga y meditación, ejercicios de respiración y de estiramiento de los músculos.

* Comer sano. Si se empieza a perder el apetito, hacer el esfuerzo por alimentarse, sabiendo que es necesario para su salud.

* Identificar los problemas que han contribuido para que se ingrese a la depresión. Conversar con alguna persona cercana a quien se le tenga mucha confianza. Consultar con un profesional para detener el avance del malestar.

* Alejarse de la soledad. Se debe buscar con quién distraerse, charlar de todo un poco. Estar en contacto con otras personas es bueno. Ahora que se está en cuarentena se lo puede hacer por celular, WhatsApp u otros medios de comunicación electrónicos.



* No quedarse en la cama. Se debe levantar en las mañanas, ducharse, ponerse ropa alegre y mentalizarse que tendrá un buen día.

* Regalarse algo que le gusta levanta el ánimo.

* Expresarse escribiendo o dibujando es una actividad que relaja y despeja la mente, aleja los pensamientos negativos.

* Reír es bueno para el alma y el cuerpo. Vea en TV comedias y júntese con personas de buen ánimo.

* Búsquele el lado bueno a las cosas, disfrute de cada momento de su día. Esta pandemia también deja aspectos positivos, como valorizar a la familia y a las amistades.