Escucha esta nota aquí

Una de las últimas grandes estrellas de la época de oro del cine internacional, la gran diva italiana Sophia Loren regresa al cine y lo hace de la mano de su hijo, Edoardo Ponti, que la dirigió en el filme La vida por delante, que se estrenará el viernes 13 de noviembre por Netflix

La actriz, que tiene 86 años y hacía 11 años que no actuaba, lo hizo porque se trataba de un proyecto fílmico del menor de sus vástagos. 

Loren interpreta a Madame Rosa, una judía sobreviviente del holocausto que ayudaba a criar a los hijos huérfanos de trabajadoras sexuales. Ellas fueron mujeres asesinadas por las tropas de Hitler y Mussolini en la época de la segunda Guerra Mundial. 

Esta mujer acoge a los chicos abandonados en su apartamento y se hace muy amiga de uno de ellos, Momo, un senegalés de 12 años que intentaba robarle un candelabro, y ahí se hilvana la trama del filme, informa el diario argentino Clarín.

Esta película está ambientada en el presente, en la ciudad portuaria de Bari, al sur de Italia. Pese a su edad, Sophia Loren soportó jornadas de filmación de hasta 10 horas diarias

Durante el rodaje expresó que el papel le estaba permitiendo expresar las cosas en la pantalla de una manera que el público encontrará sorprendente.



El año pasado, por esta fecha, la diva del cine italiano estaba filmando. Esperaban estrenar La vida por delante en marzo de 2020, pero se retrasó por la pandemia. La actriz terminó de trabajar en sus escenas y se retiró a su residencia en Suiza, debido a que por su edad es una persona de riesgo para contagiarse de coronavirus.

Debido a que tiene un contenido fuerte, a su alto costo de producción, a que escogieron magníficos escenarios naturales y a que tienen a Sophia Loren entre sus protagonistas, esta película aspira a ser nominada a premios para la gestión 2021. 

La diva romana comentó que el personaje de esta nueva película le recuerda a su madre, porque ambas fueron mujeres luchadoras, trabajadoras y que daban todo por los otros y fácilmente se conmueven por el dolor ajeno.



Esta es la tercera vez que Sophia Loren es dirigida en un filme por su hijo Edoardo Ponti. La primera fue en 2002, en Between strangers, y la segunda en La voz humana, en 2014, basado en la célebre obra del mismo nombre de Jean Cocteau.

La más grande

Sophia Loren es la más importante actriz del cine italiano de todos los tiempos. Nadie como ella para alcanzar la universalidad y dejar en lo más alto el nombre de su país y de sus colegas de actuación.

Sofia Villani Scicolone, conocida simplemente como Sophia Loren, nació en Roma el 20 de septiembre de 1934, cinco años antes de se inicie la segunda Guerra Mundial. Siendo miss Roma participó en el concurso Miss Italia 1950 y aunque ocupó el segundo lugar llamó la atención del famoso productor cinematográfico Carlo Ponti, que era jurado del evento.

Después del certamen, el cineasta le hizo una entrevista de trabajo a joven, que llamaba la atención por sus grandes ojos rasgados, labios carnosos y pómulos prominentes. Le propuso trabajar con él y ella de inmediato aceptó, iniciando una exitosa carrera en el séptimo arte.



Poco tiempo después la actriz y el productor se enamoraron, y después se casaron. Formaron uno de los matrimonios más sólidos del ambiente cinematográfico. Tuvieron dos hijos, Carlo Jr. (51) y Edoardo (47), y siempre vivieron en Suiza.

Cruzó el Atlántico y triunfó en Hollywood, a pesar de que inicialmente no hablaba bien el inglés. Todos los productores caían rendidos ante la belleza de la italiana y porque se trataba de una buena actriz, muy profesional. Después de trabajar en EEUU siempre regresaba a su tierra natal, pues decía que le gustaba más vivir con los suyos.

En 2007 Carlo Ponti falleció y su esposa se alejó de la actuación para dedicarse a su familia, sobre todo a sus nietos.

Sophia Loren trabajó en 88 películas. Ganó 50 premios internacionales, entre ellos dos Óscar, uno por actuación en 1961 y otro honorífico en 1991 por su trayectoria profesional. También se llevó un Globo de Oro, una Palma de Oro del Festival de Cannes, un León de Oro de Venecia, una Concha de Plata en San Sebastián y un César de Francia.



Loren ha protagonizado grandes obras de la cinematografía mundial, como El Cid y Dos mujeres (1961), Bocaccio (1962), Matrimonio a la italiana (1964), La condesa de Hong Kong (1967), Los girasoles (1970), El hombre de la Mancha (1972), Pret a porter (1979), entre otros.