Escucha esta nota aquí

Para el príncipe Guillermo, el número dos en la sucesión al trono británico e hijo mayor de Carlos y Diana de Gales, la mayor parte de lo que muestra la serie The Crown no es cierto, es una exageración, con escenas inventadas y que explotan la imagen de sus padres para ganar dinero, habría expresado el duque de Cambridge a unos amigos, que luego lo comentaron al diario inglés Daily Mail.

Según los medios de comunicación británicos todos los integrantes de la familia real están en desacuerdo con lo que se está mostrando en la televisión. Se ve a un Carlos desalmado, adúltero y de mal carácter, mientras que a su actual esposa, Camila Parker Bowles, que en aquellos años era su amante, la retratan como una auténtica villana, sin escrúpulos.

A pesar de que los miembros de la realeza británica no realizan declaraciones o comentarios sobre este tipo de exhibiciones televisivas, se sabe que el descontento de ellos es general, pues a excepción de Lady Di, nadie sale bien parado en la historia, menos la reina Isabel II y su esposo el príncipe Felipe, a quienes se muestra como indolentes, intolerantes y que solo les interesan las apariencias. 

La biógrafa real Penny Junor dijo que cree que el príncipe Carlos debe estar muy molesto con la serie, dado que a su criterio está plagada de descripciones inexactas. "Es el retrato más cruel, injusto y horrible de todos", dijo refiriéndose a la forma en que presentan al hijo mayor de la reina Isabel II, y que en esta cuarta temporada de The Crown tiene más protagonismo.



Sin embargo, contrario a todas las opiniones que desaprueban la serie, Paul Burrell, mayordomo y amigo de la princesa Diana, dijo que esto es lo mejor que hasta ahora se ha hecho de la familia real británica. Manifestó que "todo es verdad y es una dramatización certera de lo que realmente sucedió".

The Crown es una teleserie emitida en su cuarta temporada por Netflix y creada por Peter Morgan. Presenta temas como el matrimonio condenado al fracaso de Carlos con Diana, su romance con Camila Parker Bowles, los trastornos alimenticios de la princesa de Gales y la indiferencia ante ello de la familia real británica.

La serie sugiere que el romance entre Carlos y Camila continuó durante todo su matrimonio con Diana. El affaire que fue confirmado por Lady Di en una controversial entrevista que dio al programa  Panorama de la BBC en 1995, dijo "éramos tres en mi matrimonio. Y eso es una multitud". El divorcio entre los príncipes de Gales llegó oficialmente el 28 de agosto de 1996, informa el diario Excelsior.



Medios de comunicación social londinenses afirman que la reina Isabel II y esposo el príncipe Felipe, ya estaban molestos con las temporadas anteriores de The Crown, pues se muestra aspectos no muy agradables de la vida privada de los monarcas, entre ellos la infidelidad del duque de Edimburgo a su esposa.

Quien no se ha manifestado ni se han sabido comentarios de él es el príncipe Harry, que vive en EEUU con Meghan Markle y su hijo Archie. Se dice que él estaría con las voces embargadas pues tiene un contrato laboral muy jugoso con Netflix, que emite la cuestionada serie de su familia.