Escucha esta nota aquí

Se conocieron hace 12 años, por cuestiones de trabajo. Ambos prestaban sus servicios profesionales en una entidad relacionada con la educación en la ciudad de La Paz. David Aruquipa y Guido Montaño se hicieron amigos, pero nunca pensaron en ser pareja, menos en compartir sus vidas e ingresar a la historia como el primer matrimonio de personas del mismo sexo en ser reconocido legalmente por el Estado boliviano.

Su historia

Luego de un buen tiempo de amistad, de pronto se dieron cuenta de que se estaban enamorando y frente a ese sentimiento no había nada ni nadie que los detuviera.

David tuvo que dejar su trabajo para emprender otro camino laboral, pero la llama del amor ya se había encendido. Iniciaron formalmente una relación, nunca la ocultaron y se lo comunicaron a sus familiares y amistades, no en busca de  aceptación, sino para no vivir en una relación de falsas apariencias.

La pareja dice que no es fácil que dos hombres sean pareja en Bolivia. Así como su familia y sus amigos los respetan y aceptan, hay otras personas que no los toleran, que los discriminan y hasta que tratan de hacerles daño. Pero David y Guido siguieron con su relación y desde hace 11 años viven juntos y forman una pareja formal en La Paz.



Creen que la relación sentimental se sustenta en el amor y el respeto. Confiesan que al igual que otras parejas han tenido sus altibajos, sus momentos de crisis, pues no siempre piensan igual, pero que todo lo solucionan conversando y aceptando sus diferencias.

Dicen que no han pensado en tener hijos, por ahora son felices siendo dos.

Reconocimiento legal

A David y a Guido no les gusta que les pongan etiquetas, pues ellos se consideran una pareja normal, como cualquier otra, con derechos y obligaciones. Por ello es que no les parecía correcto, creían que era injusto que su matrimonio no sea reconocido por el ordenamiento jurídico del Estado, más aún cuando se lee en la Constitución Política que todos somos iguales ante la ley.



Hace dos años que decidieron presentarse ante la justicia para exigir que las leyes reconozcan su unión, sin el propósito de hacer escándalo, de que su caso llegue a los medios de comunicación ni estar en boca del pueblo.

Pero si era necesario hacerlo público, estaban dispuestos a seguir adelante, con tal de que ayude a su causa y sirva de ejemplo para que otras parejas reclamen sus derechos.

Luego de batallar en los estrados judiciales, de demostrar que tenían equilibrio mental, que su relación era estable, que solo pedían que se aplique la igualdad ante las leyes, la Sala Plena del Tribunal Supremo Electoral (TSE) determinó que el Servicio Nacional de Registro Cívico (Sereci) registre la unión libre de la pareja integrada por David Víctor Aruquipa Pérez y Guido Álvaro Montaño Durán.

El hecho ha sido considerado como histórico, sin precedente, trascendental y ejemplarizador, pues de aquí en adelante otras parejas formadas por personas del mismo sexo podrán hacer lo mismo, pedir que el Estado reconozca legalmente su unión libre.



David, que tiene 48 años y es administrador de empresas, y Guido, que tiene 46 y es abogado, se fusionaron en un fuerte abrazo de alegría. Por fin sus derechos se estaban respetando, ahora son una pareja legalmente establecida, con derechos y obligaciones, y sujetos ante la ley.

Luego de la resolución, organismos de Derechos Humanos establecidos en Bolivia y del exterior, y sobre todo los que aglutina a la comunidad LGBTI+ saludaron esta decisión, que pone en igualdad ante las leyes a todos los ciudadanos sin tomar en cuenta su orientación sexual.

Después de conocer el veredicto, David y Guido, junto a algunas personas de organizaciones de Derechos Humanos levantaron sus copas para brindar por esta nueva etapa legal de sus vidas.

Comentarios