Escucha esta nota aquí

Cuando empezó la pandemia del coronavirus, hace aproximadamente seis meses, muchos médicos recomendaban a las mujeres recién desembarazadas y que eran portadoras del virus, que no amamanten a sus bebés, pues creían que podían contagiarlos por medio de la leche. Luego de varios estudios y de experiencias con madres lactantes, se comprobó que así no se transmite el Covid 19, que dicha leche está inmune.

Fue así que la Organización Mundial de la Salud OMS empezó una campaña a favor de la lactancia de mujeres infectadas con coronavirus, siguiendo normas rigurosas de sanidad, como uso de barbijos, lavado de manos y evitar tocar el rostro del bebé. Si aún así se tiene cierta desconfianza, se puede extraer la leche de la madre y darle al niño por separado.



El nutricionista boliviano Cristhian Paz expresa que la leche materna es irreemplazable, el mejor alimento que puede recibir un bebé, desde que nace hasta los seis meses, cuando debe empezar a consumir otro tipo de comidas, como papillas de verduras y frutas.

Explica que este alimento natural que recibe el bebé tiene los nutrientes esenciales que favorecen ampliamente a su salud y su crecimiento. Le proporciona un escudo protector que llevará todos los días de su vida, que defenderá su organismo de enfermedades e infecciones, como el coronavirus. 

Por ello es que el grupo menos afectado por el Covid-19 es el de los niños, pues ellos tienen la protección que les ha dado la leche materna, manifiesta.

"El niño no necesita más, con ese alimento que le proporciona la madre es suficiente. Esta leche tiene diferentes compuestos nutricionales, como los ácidos grasos esenciales, que ayudan a desarrollar su sistema nervioso central; tiene proteínas, hidratos de carbono, vitaminas y minerales", expresa el nutricionista.

Indica que es recomendable que el niño tome leche materna hasta los dos años, tiempo suficiente para que se active su sistema inmunológico y se nutra adecuadamente. Este alimento, llamado por muchos como el oro líquido, es como la primera vacuna que recibe el niño y lo inmuniza de muchas enfermedades para toda la vida.

Según la revista española Vida, se recomienda la experiencia de 'piel con piel', entre la madre y el bebé, pues se trata del primer encuentro de un gran amor y que el amamantamiento se debe dar desde el primer día, para que el niño crezca sano y fuerte. 

La madre genera anticuerpos que se los pasa a su hijo por medio de la leche, que después lo defenderán de enfermedades. Es completamente sana, llena de vida y además que fortalece los lazos afectivos de la progenitora con su hijo.

Experiencia de 'La China'

Sandra Manrique Tang es una exmodelo de origen chino y argentino, conocida como 'La China' Manrique, criada en Santa Cruz de la Sierra y una de las primeras magníficas que apareció en escena, en 1996. Se casó con Marcelo Rius hace seis años y medio, se fue a vivir a Santiago de Chile y tiene dos hijos, Marcelo Rius, de dos años y ocho meses, y Juan Pablo Rius, de ocho meses.



Es una defensora acérrima de la lactancia. Dice que además de los nutrientes que recibe el bebé mediante ella, fortalece los vínculos de amor entre madre e hijo.

Sentir el contacto de la piel del bebé, sus manitos sobre el pecho y saber que se le está transmitiendo vida, es lo más sublime que existe. "Solo quien da de amamantar sabe el valor de ese acto humano", expresa La China.

Cuenta que a sus dos hijos les ha dado el pecho, al mayor solo por tres meses porque tuvo mastitis, que ocasionó que se le corte dicho alimento. A su segundo bebé lo está amamantando actualmente y lo hará hasta que se pueda, comenta con entusiasmo.

Manifiesta que si pudiese hacer una campaña publicitaria que fomente la lactancia, como un proceso natural, lo haría con mucho gusto.