Escucha esta nota aquí

Una reina puede darse esos gustos. La monarca Isabel II del Reino Unido duerme en la Royal State Bed, una cama que requirió más de 700 horas de armado y está elaborada, entre otras cosas, con cola de caballos latinoamericanos, cachemira  de Mongolia y 2.500 kilómetros de hilo tejido de seda. Su costo ronda los $us 163.000.

La información surgió de un estudio realizado por la tienda británica online Matress Next Day que reveló cuáles son las camas más costosas del mundo y quiénes duermen en ellas.

"Queríamos diseñar lo mejor", dijo Alistair Hughes, director de Savoir Beds, creadores de la cama, al Daily Mail, y explicó que se inspiraron en las casas británicas de los siglos XVII y XVIII. Se trató de un encargo exclusivo para celebrar el sesenta aniversario de reinado de la monarca de 94 años.

Sin embargo, lo más llamativo de la publicación no es la cama de la reina, sino que no es la más cara del mundo, y ocupa el tercer lugar.

Kim Kardashian y Kanye West duermen más cómodos que Isabel II, gracias a una cama en la que gastaron $us 1 millón. 

Le sigue el rapero Drake, que pagó $us 400.000 por su colchón. Y, en cuarto lugar se posicionan Beyoncé y Jay Z, con  las cunas de oro que compraron para sus gemelos. Angelina Jolie, Daniel Radcliffe y Serena Wiliams completan esta peculiar lista.