Escucha esta nota aquí

Sergio Mercurio, (“El Titiritero de Banfield”)  estrena para Bolivia la obra “Viejos de Mi…”, una profunda y emotiva historia acerca de la vejez y la amistad de dos personajes singulares. La obra se la podrá ver este sábado 12 de diciembre, a las 19:30, en formato digital a través de Teatro Nuna Espacio de arte y las entradas se pueden comprar a través de https://superticket.bo/detalle/viejosdemi/

EL DEBER conversó con Mercurio acerca de esta propuesta en la que fusiona recursos del cine y el teatro con resultados sorprendentes 

-¿De qué trata Viejos de Mi…?

Es la historia de dos viejos que viven juntos en una pensión y uno de ellos empieza a perder la memoria, porque le empieza a afectar el mal de Alzheimer, mientras que el otro trata de hacer cosas para que su amigo no la pierda. 

Es una obra que trata esencialmente de la amistad. Yo me valgo de técnicas que usé anteriormente en  el teatro, tanto para la actuación, como para la manipulación de objetos. Pero lo novedoso es que he creado una técnica de animación con yerba mate en virtud de que entiendo de que en Argentina es un elemento infaltable en cualquier amistad. Entonces, a uno de los viejos, sin querer, se le cae el mate en la mesa y se da cuenta que puede dibujar con la yerba y a partir de ahí cuento todo lo que le pasa en la cabeza, ya sea lo que él imagina o lo que él espera lograr para devolverle la memoria a su amigo y que sea efectivo.

-¿Estás estrenando la obra?

La obra se estrenó en 2013 en El Salvador y tenía previsto realizar una  gira para el año próximo por Bolivia, pero la pandemia cerró todas esas posibilidades. Surgió la propuesta de hacer una versión online, lo que implicaba  otras dificultades, pero creo que ha sido con buenos resultados.

-¿Es teatro filmado?

Es una obra compleja, porque no es teatro filmado, aunque respeta el lenguaje teatral. Aquí manipulo un personaje de títere de cuerpo entero y actúo como uno de los dos viejos. Pero, como también soy cineasta me he valido de mi experiencia en el cine y la he filmado en plano secuencia.

-¿”Viejos de Mi…” aborda en algún momento el tema de la pandemia y los adultos mayores?

En realidad lo que les sucede es mucho peor que la pandemia y no ha sido el motivo para dejarlos aislados. El universo de la vejez lo he abordado en otras obras y es un asunto importante para mí, porque creo que nuestra sociedad se caracteriza por dejar a los viejos de lado, sometidos a la buena de Dios. Esto pasaba antes de la pandemia y sigue pasando, porque la sociedad le da la espalda a la vejez; entonces lo que trato en la obra es acerca de lo que nos estamos perdiendo dejando a los viejos de lado y lo que quiero compartir también es que la vejez es un evento extraordinario y si hay un evento que lo supera, sin duda es la amistad.  

-¿En qué otros proyectos estuviste trabajando estos meses?

El año pasado me despedí de los personajes del Titiritero de Banfield porque entendía que el público empezaba a irse a las pantallas entonces creé un espacio en internet que se llama el Jardín de UI https://sergiomercurio.com.ar/aula/, donde dicto talleres online y donde empecé a producir productos para ser consumidos en línea. Me he dedicado todo el año a eso. Dicto cuatro talleres al año que son bimestrales. Un taller de escritura, uno de humor, de manipulación de objetos y de autoconocimiento. Entonces he hecho el taller con gente de Latinoamérica, de Europa y de África, así que he estado activo en ese espacio virtual.

He creado una plataforma en el que las personas que entran allí interactúan constantemente y yo interactúo con ellos Independiente de las clases online. Creo que tuve la suerte de ser el único que se despidió de los teatros el año pasado.

-¿Cómo fue la recepción a esos talleres?

Yo estoy muy feliz porque tengo mucha recepción. He llegado a lugares donde no me imaginaba. Estuve dando talleres a gente de África, Islandia, Estados Unidos, Francia, España e Italia, que es una cosa nueva para mí. Creo que la pandemia nos ha dado la posibilidad de acercarnos con un clic.

 Ahora, no deja de ser incierto el futuro, porque las personas que consumen cosas artísticas se están quedando sin dinero, pero en todo caso estoy volviendo a elegir hacer lo que quiero hacer y estoy encontrando público; en ese sentido, soy un afortunado.

-¿Estás residiendo en Argentina?

He vuelto a Banfield. Aquí me agarró la cuarentena y es la primera vez en 30 años que estoy quieto. Aprovechando que le puse El Jardín a mi escuela en honor a Epicuro, que nombró así a su escuela de filosofía. Además, he hecho una huerta en mi patio y lo que hago es jugar en el jardín real y en el que he creado en internet.


Comentarios