Escucha esta nota aquí

Su hermana, la infanta Pilar, lo describió como alto, rubio, atlético, muy guapo y, sobre todo, un caballero, en el documental Yo, Juan Carlos I, rey de España, en el que se narra la vida del exmonarca, hoy caído en desgracia. Dice que desde jovencito las mujeres se le abalanzaban, todas querían tocarlo y él era un galán.

'Juanito', como lo llamaban en su círculos cercanos y familiares, nació en el exilio, en Roma, en enero de 1938, cuando sus padres, los reyes Alfonso XIII y María de las Mercedes de Borbón, vivían en la capital italiana. 

No tuvo la completa presencia materna en su vida. A los 10 años fue separado de sus padres, que vivían en Portugal, y llevado a estudiar a España, solo, bajo la guía del dictador Francisco Franco, que empezó a formarlo para que llegue a ser rey de España.

Sus romances

Siendo jovencito conoció en Portugal a la princesa María Gabriela de Saboya, hija del último rey de Italia, Humberto II, de quien se enamoró y hasta pensaba en casarse con ella. Sin embargo, el dictador Franco, que controlaba toda su vida, se opuso, pues creía que ella no estaba a la altura del linaje de Juan Carlos de Borbón, pues se trataba de una joven que no pertenecía a una casa real vigente.



Después, 'Juanito' tuvo un romance con la condesa italiana Olghina de Rabilant, pero que no prosperó, pues se trataba de una mujer a la que le gustaban los escándalos. Fue una de las actrices del filme La dolce Vita, de Fellini. Por todo ello fue descartada como consorte de quien estaba llamado a ser rey de España.



Durante su visita a Lima, en 1958, conoció a Galdys Zender, la peruana que ese año había sido elegida Miss Universo. Quedó prendado de su belleza latina y cortejaron durante algunos días, pero la relación no prosperó porque a Francisco Franco no le parecía la idea de que un príncipe sea pareja de una reina de belleza.



La mujer que conquistó a Juan Carlos de Borbón, con quien se casó y tuvo sus tres hijos, fue la princesa Sofía de Grecia y Dinamarca, la primogénita de los soberanos helenos, Pablo I y Federica. 

Se conocieron cuando eran aún adolescentes, pero fue en junio 1961 que Cupido lanzó su flecha del amor. Para la boda de los duques de Kent, en Londres, el protocolo los sentó juntos, porque se trataba de dos príncipes. Desde entonces estuvieron en contacto, se visitaban y en septiembre del mismo año anunciaron su matrimonio, que se celebró de manera fastuosa en Atenas, en mayo de 1962.



Fijaron su residencia en Madrid
, en el palacio de La Zarzuela. Tuvieron tres hijos, las infantas Elena y Cristina, y Felipe, actual rey de España. Que les han dado ocho nietos.

Los biógrafos de la familia real española establecen que los primeros 10 años de matrimonio de Juan Carlos y Sofía fueron felices. Sin embargo, después Juan Carlos, que fue proclamado rey de España en noviembre de 1975, empezó a coquetear con varias mujeres, la mayoría de ellas personajes de la farándula, como Sarita Montiel o integrantes de la aristocracia europea.

Una 'amistad' que tuvo mucha repercusión mediática fue la que sostuvo el monarca con la vedette Bárbara Rey, a principios de los años 80. Ella grabó una conversación entre ambos que la hizo pública. Denunció que era acosada por el servicio de inteligencia del Estado español y luego todo volvió a la normalidad.



Los príncipes Carlos y Diana de Gales visitaron España en agosto de 1986. Fueron de vacaciones con sus hijos a Palma de Mallorca, donde la familia real española tiene el palacio de Marivent, que lo utilizan en sus descansos de verano. En aquella ocasión se comentó en la prensa que Juan Carlos prácticamente acosó a su huesped inglesa, con quien era axageradamente gentil. Sin embargo, no pasaron a mayores aquellos coqueteos del monarca.

Marta Gayá, una aristócrata española protagonizó un romance con Juan Carlos I, en la década del 90. Los medios de comunicación hicieron pública dicha relación, pero como ella era una mujer discreta no se tuvieron mayores detalles. El periodista Jaime Peñafiel en el periódico español Okdiario afirma que la pareja se veía frecuentemente en Suiza y en Francia.



Lo hizo 'pisar el palito'

La mujer que ocasionó el mayor escándalo amoroso e institucional en la vida del rey emérito español Juan Carlos I fue la empresaria alemana Corinna Larsen, por quien tuvo que abdicar en 2014 y salir al exilio hace una semana.

Se conocieron en 2004, en una cacería en Alemania. Él la presentaba como su 'amiga entrañable' y hasta la invitaba a actos oficiales de la corona, estando presente la reina Sofía. Ella estaba casada con el príncipe alemán Casimir zu Sayn-Wittgenstein y tenía el tratamiento de su alteza serenísima, pero su esposo hacía poco caso de los comentarios del romance.

Quienes conocen a Corinna dicen que es una mujer aguerrida, de carácter fuerte, trepadora socialmente, que no le importa a quienes pisa con tal de alcanzar sus objetivos. También se dice que es hermosa, encantadora, refinada y muy culta, lo que habría conquistado al rey español, que ahora tiene 82 años, mientras ella tiene 56.



El escándalo

Juan Carlos recibió como 'donación' 100 millones de dólares de parte del rey de los Emiratos Árabes Unidos, por haber intermediado en la construcción de un tren de alta velocidad en aquel país. El monarca español no los declaró y los depositó en un banco suizo. Luego le obsequió 65 millones a su 'amiga entrañable' y ella lo hizo público, lo que ocasionó una verdadera tormenta en la monarquía de España.

Se sabía que el rey Juan Carlos tenía amantes, que las mujeres eran su debilidad, que con la reina Sofía no llevaba una vida matrimonial desde hace varios años, todo en beneficio de la imagen de la corona, pero nunca se había sabido de manejo de dinero en cuentas secretas en el exterior.

Corinna está refugiada en Suiza, protegida por sus abogados, esperando a que la llamen a declarar los tribunales españoles y suizos. Mientras que Juan Carlos salió al exilio, aún no hay con certeza de donde está, aunque se especula que podría estar en los Emiratos Árabes Unidos o en República Dominicana, agobiado por todo lo que desvelaron sus errores a causa de una mujer