Escucha esta nota aquí

“La gente esta leyendo más ahora”. Al otro lado de la línea telefónica, Mayra Arauco, gerente comercial de Librería Lecturas, se muestra sorprendida. La cuarentena ha despertado el interés por la lectura y ha atraído a nuevos lectores. “La gente tiene tiempo para leer y aprovecha para acercarse a las novelas”, ratifica Waldo Varas propietario de Velatacú Librería Low Cost.

Leer se ha vuelto una actividad provechosa y agradable en los días de cuarentena. Niños, jóvenes y adultos buscan en los libros un momento de esparcimiento y de distracción. A través de las aventuras narradas pueden volar libremente y vivir innumerables historias. Las librerías han encontrado en el servicio de delivery el aliado perfecto para llegar hasta las casas.

Arauco está sorprendida por el aluvión de llamadas y solicitudes que reciben cada día. Lecturas está asentada en La Paz desde hace 24 años. Recientemente abrieron una sucursal en Santa Cruz, “no hace ni diez meses” revela. “Desde que empezó la cuarentena hemos incrementado hasta en 5 veces el volumen de venta por internet. Nos piden de todo el país, aunque por ahora solo podemos hacer la entrega en Santa Cruz y La Paz” explica la responsable de Lecturas.

Una pregunta que se repite constantemente consulta sobre las sugerencias de títulos que pueden leer. María José Parejas, editora de Editorial La Hoguera, remarca que los jóvenes son los más insistentes para buscar lecturas. La colección de clásicos ilustrados, que cuenta con títulos como Frankenstein, El Fantasma de la Ópera, Sentido y Sensibilidad o El Retrato de Dorian Gray, encabeza la lista de solicitudes en la plataforma virtual de Lecturas.

La clientela de Velatacú está conformada por una comunidad de ávidos lectores. Desde que se decretó la cuarentena, se han incorporado nuevos miembros al grupo de WhastApp que consulta constantemente por nuevos títulos o propone el intercambio de libros. Varas explica que su propuesta apunta a la circulación de libros “con historia”. La oferta literaria de Velatacú “se compone de libros originales usados que, en vez de acumular polvo, los recuperamos y los compartimos a precios muy accesibles”. En estos días, las obras de García Márquez, Isabel Allende o los libros de Harry Potter son los más requeridos, “aunque el libro que no aguanta un minuto en las estanterías es Metamorfosis, de Frank Kafka”, matiza el propietario.

La Hoguera comenzará a realizar envíos cada viernes. Hasta el momento, las solicitudes de libros escolares o los títulos del Plan Lector, con enfoque infantojuvenil vinculados a la enseñanza escolar, son los más requeridos. En algunos casos, se han dejado los libros en el casillero de la escuela y tienen que reponerlos para continuar con las tareas en casa”, explica Parejas.

Junto al crecimiento de los lectores, también se ha destacado el interés por los autores nacionales. Un acuerdo entre las editoriales 3600 y El Cuervo con Lecturas habilita la compra de autores como Rodrigo Hasbún, reconocidos más allá de nuestras fronteras. La Hoguera también impulsa el apoyo a los escritores nacionales puesto que toda su oferta se centra en el respaldo a la literatura boliviana actual.

Parejas resalta que uno de los títulos más solicitados en su editorial ha sido el libro de cocina de Doña Piedades, obra con más de 50 años en el mercado y que contiene recetas prácticas. La adaptación de Doña Piedades para niños también está en la lista de los más buscados y por eso han compartido algunas de sus recetas en las redes sociales de La Hoguera.

A pesar el incremento de las ventas por internet, hasta el momento no logran equiparar el volumen que se alcanzaba en las tiendas físicas. El sector de las librerías busca nuevas formas de sostenerse durante el aislamiento que impide atender en las tiendas establecidas.