Escucha esta nota aquí

España enfrenta el rebrote del coronavirus y sus estudios pueden servir como guía para países amenazados por la segunda oleada del mal. Recientemente, el experto José María Laragón, del Consejo Español de Investigaciones Científicas, concluyó que los barbijos quirúrgicos "no protegen a nadie"

En una entrevista al medio español Nius Diario, explicó que, si bien tienen cierta utilidad en exteriores, “en interiores, no valen” porque "ni filtran ni ajustan". “Se testan contra bacterias, no contra virus. Al ser estos mucho más pequeños que las bacterias, pueden traspasar la mascarilla entre y un 35 por ciento, suficiente para que se produzca el contagio”, asegura. Además, resalta que tiene un hueco por las mejillas, por lo que quien la lleva, en caso de estar infectado, expulsa aerosoles que contaminan el medio.

“La gente sigue con la idea equivocada de que protegen a los otros, pero no me protegen a mí. Y en interiores, no hacen ninguna de las dos cosas”, señaló enfáticamente.

El investigador cree que hasta el momento no existen barbijos adecuados y accesibles para todas las personas. “Si tuviéramos que proteger a toda la población con FFP2, no habría suficientes”, asegura.

Vale la pena aclarar que los barbijos FFP2 son los equivalentes al N95, KN95 y KF94 en Bolivia.

Si hay un supercontagiador en una habitación, como no te pongas una FFP2 vas a acabar contagiado, seguro”, declara y resalta que "no enviaría a la gente a trabajar a una oficina sin una protección de FFP2", como tampoco, personalmente, entra “en una reunión con una quirúrgica” en un espacio cerrado. 

Me podrá decir la OMS lo que quiera, pero yo no lo hago y, por tanto, no lo recomiendo”, dice. También vuelve a mencionar a la organización mundial para mencionar el debate del contagio por aerosoles. "Es un problema desde el inicio de la pandemia”, afirma.

La FFP2 se suelda bien a la cara, y filtra tanto el aire que sale de tu boca como el que recibes del exterior”, finaliza.

Más sustentos

Otro virólogo español, Estanislao Nistal, indica en el medio Antena 3, que los babrijos quirúrgicos en espacios cerrados poco ventilados pueden dejar pasar aerosoles con el coronavirus. "No tienen el suficiente número de capas para retener todas las partículas que salen de nuestra boca" asegura.

Por eso, por ejemplo, en una sala de reuniones o en una reunión familiar con contactos estrechos, el más efectivo para proteger contra el coronavirus es la FFP2.