Escucha esta nota aquí

Durante años el aceite de coco fue un ingrediente fundamental para el desarrollo de productos de belleza, pero desde hace más de una década se ha popularizado como un producto ideal para sustituir los aceites tradicionales de soya y de maíz. Más allá de ser un simple sustituto, también tiene una serie de beneficios que son importantes de conocer  y que fueron testeados por la revista brasileña Veja

1.- Ayuda a perder peso

Un estudio realizado en Canadá demostró que las personas que consumían aceite de coco en su dieta tenían una mayor oxidación (descomposición de las moléculas) de las grasas que las que seguían las dietas con aceites comunes. Cuando la grasa se descompone en el tejido adiposo, se utiliza como energía y, por lo tanto, no se acumula en el cuerpo. 

2.- En la recuperación del cabello

El aceite de coco es rico en triglicéridos y vitamina E, que forma una película lubricante . Por lo tanto, es un gran aliado para prevenir la sequedad, en la recuperación del cabello dañado por el exceso de químicos y calor de la plancha y los secadores, y en la protección del frizz.

3.- Contra el envejecimiento de la piel

Los estudios indican que el aceite de coco puede aumentar la elasticidad de la piel, ya que mantiene la hidratación natural de la dermis, mientras que sus antioxidantes combaten los radicales libres, responsables del envejecimiento prematuro de las células. Además, en días de temperaturas muy bajas o altas, actúa como un excelente humectante para labios.

4.- Controla el olor de las axilas

Gracias a su acción antibacteriana pueden reducir el crecimiento de bacterias y así controlar el mal olor. Por esta razón, a menudo se usa en la producción de desodorantes caseros o naturales, reemplazando el alcohol, que en las versiones industriales tiene la misma función. El problema es que su efectividad es menor que la de un antitranspirante con sales de aluminio. 

5.- Una buen energético

El aceite de coco acelera el metabolismo y te da esa energía para ejercitarte de forma voluntaria. Y, si se combina con una taza de café, que estimula el sistema nervioso central y mejora el estado de alerta, se convierte en un termogénico aún más potente para antes del entrenamiento.