Escucha esta nota aquí

Llega el día que muchos esperaban, cuando los gimnasios vuelven a abrir sus puertas para recibir a quienes gustan realizar ejercicios físicos. Será el lunes 10, desde las 6:00 hasta las 16:00, autorizado por el municipio, con varios condicionamientos y enmarcados en la nueva normalidad.

Freddy Boland, presidente de la Cámara Departamental de Gimnasios Santa Cruz, manifestó que, por el momento, solo atenderán con el 30% de aforo de su capacidad y los asistentes solo podrán ejercitarse durante 50 minutos

Los ejercicios permitidos serán los de musculación, que incluyen los aparatos de pesas, máquinas fijas, barras y mancuernas. También serán se podrán usar las caminadoras y las elípticas.

Los ejercicios que no están permitidos son los de alto impacto, que se hacen casi sin descanso, con el propio cuerpo o con elementos básicos, como cuerdas, colchonetas o bancas. También estarán prohibidas las clases de gimnasia grupal.



Las personas que vayan al gimnasio deberán hacerlo vestidos con zapatos deportivos y medias; short, calza o buzo y camiseta. Tendrán que portar dos toallas medianas, termo, alcohol en gel y una mochila, que deberán conservar a su lado para evitar  el uso de casilleros.

Todas las personas que se ejerciten deben llevar puesto un barbijo o preferentemente una mascarilla facial, que es más cómoda para este tipo de actividad física. Y solo se la pueden quitar para tomar agua o al retirarse.

Al ingresar serán desinfectados y se les tomará la temperatura. Cuando hagan su reserva para su horario de asistencia, deberán responder a una serie de preguntas sobre su salud.

Todo el personal del gimnasio está capacitado para atender en una situación especial como esta emergencia sanitaria. Los equipos para hacer ejercicios serán situados a dos metros uno de otro, respetando el distanciamiento social.

Todo el gimnasio y los equipos serán desinfectados a cada momento, por la seguridad sanitaria de quienes asisten y trabajan en el mismo.



Preocupación

Freddy Boland informó que actualmente la Cámara Departamental de Gimnasios Santa Cruz cuenta con 30 afiliados, de los 60 que tenía inicialmente. Algunos cerraron sus locales porque no aguantaron los rigores económicos de la cuarentena, otros decidieron dejar de ser afiliados.

Actualmente, en Santa Cruz hay por lo menos 1.500 gimnasios, muchos de los cuales no tienen las condiciones para operar. "A ellos queremos ayudarlos, deseamos orientarlos de cómo debe funcionar un gimnasio, los aparatos mínimos que deben poseer y capacitar a su personal para que ofrezcan un mejor servicio", manifestó Boland.



Han solicitado a la Alcaldía un plan de regulación de los gimnasios, para que todos puedan obtener su licencia de funcionamiento y no les cueste mucho.