Escucha esta nota aquí

Las elecciones en EEUU darán mucho de qué hablar. Algunas de las autoridades y congresistas electos tienen rasgos personales especiales y se destacan por las propuestas que planean implementar en los próximos cuatro años.

Es el caso de Madison Cawthorn, de 25 años, del estado de Carolina del Norte, electo para la Cámara de Representantes por el partido Republicano y que será el congresista estadounidense más joven de este siglo. Además es parapléjico, se maneja en una silla de ruedas, a donde llegó como consecuencia de un accidente automovilístico hace siete años.

El nuevo político republicano llega al Capitolio de EEUU a pesar de no tener el apoyo de Donald Trump, pues en las elecciones estatales primarias le ganó a su delegada, y después se impuso en el sufragio general, consiguiendo un escaño nacional en el parlamento estadounidense.

Madison no puede caminar, aunque en una asamblea electoral, con la ayuda de un andador y de dos asistentes, logró ponerse de pie solo. Ese día él expresó que volverá a caminar.



Desde chico Madison Cawthorn se sintió atraído por la ayuda a la comunidad, por ello fue que decidió participar en la política. Es conservador no solo porque abiertamente lo dice, sino por sus acciones y sus propuestas. Es cristiano y cree que siempre debe haber libertad religiosa.

Afirma que la base que sostiene a la sociedad es la familia, que si fallan los padres, con seguridad que también lo harán los hijos. Cree que el diálogo es la mejor forma de solucionar los conflictos, pero que cada ciudadano tiene derecho a defender su vida, y ahí entra uno de los aspectos que más polémicos de su campaña electoral, el uso de las armas para protegerse de la delincuencia.

A todos los lugares que fue Madison explicó que en el congreso de EEUU luchará para que siga vigente la ley de tenencia de armas, de manera controlada y solo para defenderse. Dijo que cuando un ciudadano es atacado en su propia casa o afuera de ella, tiene derecho a repeler aquella agresión.

También es declarado abiertamente antiaborto. Afirma que nadie tiene derecho de quitarle la vida a otro ser.

"Ese ser tiene derecho a nacer, así como todos lo hicimos en su momento. Las personas deben ser responsables con sus actos, si engendran un niño tienen que asumir su obligación de ser padres o darlo en adopción, pero jamás quitarle la vida", manifestó el joven congresista.



Un descuido cambió su vida

Tenía 18 años cuando Cawthorn volvía a Carolina del Norte de unas vacaciones en Florida. Estaba con unos amigos en un auto por la carretera, el conductor se durmió, chocó contra un muro y a consecuencia de los fuertes golpes quedó paralizado de la cintura para abajo.

Desde entonces se mueve en una silla de ruedas. Su vida cambió por completo, dice que empezó a ver su realidad de otra manera, que valora lo que tiene y a quienes lo rodean. Es agradecido con Dios porque está alcanzando el sueño de ayudar a su comunidad.

Cuando habla ante jóvenes, que es el público que más le interesa, cuenta su historia. Les dice que al ser responsables consigo mismo, también lo son con los demás. Pone de ejemplo a su accidente, él no manejaba el auto, lo hacía uno de sus amigos, que fue irresponsable de conducir cansado.



Durante su campaña electoral una joven lo acusó de abuso deshonesto. Dijo que quiso obligarla a sentarse en su falda y que intentó darle un beso. Todo ello fue negado por Madison y expresó que se trataba de una campaña de desprestigio que intentaba negarle su llegada al Capitolio de EEUU.