Escucha esta nota aquí

Una de las mayores villanas de la casa Disney ya está en los cines. Se trata de la segunda parte de Maléfica, la memorable bruja de la película de animación La Bella Durmiente, cuyo estreno clásico fue en 1959, pero que en 2014 tuvo su versión live action.

El filme original retoma el cuento, pero desde la perspectiva de la villana, en el que el hada oscura (Angelina Jolie) siente un instinto maternal por la inocente Aurora (Elle Fanning) y ella misma era la víctima de un inescrupuloso rey. Esta apuesta fue muy bien recibida por los espectadores, que generaron una recaudación de más de $us 750 millones en todo el mundo.

En esta secuela, Maléfica interviene en los planes de la futura reina Aurora, quien está comprometida a casarse con el príncipe Phillip, pero estará el acecho de la madre del joven, la reina Ingrith (Michelle Pfeiffer), quien pondrá en cuestión los complejos lazos familiares que las une y las ubicará en bandos opuestos en una gran guerra entre el reino de los hombres y las hadas.

Algunas curiosidades

Pero más allá de la trama, te dejamos algunas razones por las que Maléfica podría imponerse como una de las más taquilleras del año.

El personaje está de aniversario. En 1959 el malvado personaje de Disney vio la luz por primera vez en los cines. Hoy, cuando Maléfica cumple 60 años, se estrena la segunda versión animada interpretada por Jolie.

Pegajosa banda sonora. El tema principal de la banda sonora es You can’t stop the girl de la cantante y compositora estadounidense Bebe Rexha.

Obras de arte

El diseño de producción, la decoración y la elaboración de los fondos, tanto para interiores como para exteriores, estuvo a cargo de Gary Freeman y Dylan Colen (diseñadores de producción) y Lee Sandales (decorador de plató) que trabajaron para recrear un mundo de fantasía propio de Disney. Construyeron alrededor de 40 platós que van desde una pequeña habitación de 1,10 m2 hasta el Gran Salón de 460 m2.

Pero si hay un set de rodaje que destacó fue el Castillo del Rey Estefan. Se recreó tratando de ser lo más fiel posible al de la versión animada de 1959, tanto en el interior como en el exterior del castillo. Tardó en construirse unos tres meses y estuvo a cargo de cerca de 300 operarios.