Escucha esta nota aquí

En estos tiempos de maquillajes y filtros mágicos y de rellenos antienvejecimiento, Michelle Pffeifer es una defensora acérrima de la belleza natural y deja más que claro que se siente orgullosa de su edad.

Mientras artistas como Madonna o Alejandra Guzmán aparecen en titulares que cuestionan su insistencia por evitar el paso de los años por sus rostros y figuras, la actriz que encarnó a la sensual Gatúbela de Batman vuelve (1992) lo hace para ser elogiada y hasta catalogada como la reina de las fotos sin maquillaje.

Y es que con 62 años, cumplidos en abril, la actriz estadounidense tiene acostumbrados a sus 1,8 millones de fans de Instagram a publicaciones caseras y muy alejadas de las de una diva promedio. Muy de vez en cuando recuerda alguna sesión de fotos o uno de los papeles que encarnó en su carrera que suma medio centenar de películas, como Scarface, Mentes peligrosas o Yo soy Sam.

Michelle comiendo M&M's, Michelle saliendo de la ducha, Michelle descansando de una sesión de Pilates, Michelle con su gato es más o menos el material común de sus redes sociales, en el que añade mensajes de amor, contra el odio en internet, promoviendo el uso del barbijo y hasta de la importancia de emitir el voto. 

Además, implícitamente, difunde el mensaje de la espontaneidad y naturalidad, pues al parecer ella misma saca sus fotos en cualquier momento sin siquiera lápiz labial. 

A lo largo de 42 años de trayectoria artística, Michelle obtuvo numerosos premios y galardones, entre ellos un Bafta y un Oso de Plata, además de nominaciones a los premios Óscar (3) y a los Globo de Oro (6).​