Escucha esta nota aquí

Hizo divertirse a cinco generaciones de latinoamericanos, desde los años 80 hasta hace poco tiempo. Era uno de los payasos más famosos gracias a sus programas de televisión, a sus canciones alegres y al buen trabajo de marketing que se hizo con su imagen. Hoy sus familia anunció que Ricardo González Gutiérrez, conocido internacionalmente como Cepillín, de 75 años, murió en un hospital de Ciudad de México como consecuencia de complicaciones pulmonares, cardiacas y de un cáncer de columna.

Ricardo González, hijo del artista, informó que la semana pasada su padre tuvo un accidente doméstico, se resbaló de las escaleras de su casa, por lo que tuvo que ser llevado e internado de emergencia en el Corporativo Hospital Satélite de la capital mexicana, donde fue operado de la columna. Durante algunos días estuvo bien de salud, pero este fin de semana los médicos le descubrieron cáncer en la columna vertebral, informa el diario Milenio.



A ello se sumaron una insuficiencia cardiaca y neumonía severa. Fue trasladado a la Unidad de Terapia Intensiva, donde fue intubado, pues ya no podía respirar por sí solo. El hijo del animador contó que debido a la operación de la columna y el cáncer agresivo sus defensas bajaron alarmantemente.

En su contra también tenía que durante casi medio siglo fue un fumador empedernido. A pesar de que prometía de que dejaría esa costumbre, terminó compartiendo que no lo podía dejar.

Cepillín bajó de peso, su estado de ánimo también se vio resentido, lo que influyó a que no pueda superar su crisis de salud. Hoy falleció acompañado de sus familiares. La noticia se extendió por las redes sociales y los medios de comunicación mexicanos y latinoamericanos en general, en los que por más de 50 años fue uno de sus protagonistas, cuenta el diario El Universal.



¿Quién era?

Ricardo Gonzálz Gutiérrez nació en la ciudad de Monterrey hace 75 años. Fue uno de los payasos más famosos en Latinoamérica, tuvo exitosos programas en la radio y en la televisión de su país, que se difundían en todo el continente, y también llegó a filmar varias películas.

Era odontólogo de profesión y empezó a pintarse la cara como payaso para que los niños no le tuvieran miedo cuando les arreglaba los dientes. Enseñaba a limpiarse bien la dentadura, con cepillos, de allí salió su nombre artístico.

En su ciudad natal empezó a aparecer en la televisión en segmentos de orientación de salud, maquillado como payaso. Tal fue el éxito que le ofrecieron tener su propio programa, que aceptó y se llamó el El show de Cepillín, al que asistían invitados y se hablaba de salud, además de hacer divertir a su principal público, los niños.



Luego le ofrecieron grabar un disco con canciones infantiles, que aceptó. De allí salieron famosos temas, como La feria de Cepillín, Tomás, En un bosque de la China y La gallina co-co-ua, que fueron un gran éxito, llegando a vender más de un millón de copias. En 1987 Televisa lo invitó a formar parte de su staff en Ciudad de México, a donde se trasladó a vivir, aunque nunca dejó del todo su natal Monterrey. Se hizo popular y se convirtió en el payaso más famoso de la televisión.

Por cuestiones laborales y porque su familia se estableció en Ciudad de México, Cepillín también se fue a vivir a la capital azteca.

La gracia de Cepillín se apagó, pero queda el grato recuerdo de sus programas de TV y de sus canciones. Demostró que de manera lúdica se puede enseñar higiene bucal a los niños y que la salud es lo más importante.

Comentarios