Escucha esta nota aquí

El director coreano Kim Ki-duk ha fallecido enfermo de Covid-19, según publican los medios bálticos como el diario letón Diena. El cineasta de 59 años se encontraba en Letonia, donde desde noviembre buscaba adquirir una vivienda para instalarse, cuando tuvo que ser ingresado de urgencia por Covid-19. 

Kim Ki-duk se convirtió en uno de los cineastas más aclamados de Corea del Sur desde que comenzó su carrera cinematográfica a finales de los años 90, tras estudiar Bellas Artes en París. A principios de siglo fue uno de los máximos exponentes de la nueva ola de cine coreano que surgió en el país asiático. 

La combinación de una milimétrica mirada autoral tras la cámara con tramas atrevidas e imágenes impactantes de sexo y violencia se convirtió en su principal seña de identidad ya desde películas tempranas como "Crocodile"(1996), primera en una larga colección de romances tortuosos y codependientes en los que el dolor (emocional y físico) era inseparable del amor, indica el portal especializado en cine Cinemanía.

Siguiendo una línea similar presentó en el Festival de Venecia La isla(1996), su cuarto largometraje. Además de fijar en las retinas de toda una generación de cinéfilos cierta escena con la anatomía de la actriz Jung Suh y un anzuelo de pescar, "La isla" fue el primer gran éxito de una filmografía que ya no abandonó un lugar destacado en los máximos certámenes internacionales de cine. 

Después de un experimento meta adelantado a modas posteriores como "Real Fiction"(2000) y más dramas tan soberbios como sombríos –"Domicilio desconocido"(2001), "Bad Guy" (2001), "The Coast Guard"(2002)– el preciosismo zen pictórico de "Primavera, verano, otoño, invierno... y primavera" (2003) granjeó nuevos fans a Kim Ki-duk en el momento más dulce y de mayor proyección de su filmografía. 

A principios del año siguiente, con el relato de prostitución de "Samaritan Girl" (2004) consiguió el Oso de Plata a la mejor dirección en el Festival de Berlín. A finales, la magnífica "Hierro 3"(2004) le brindaba el León de Plata a la mejor dirección en el Festival de Venecia. Esta última acabaría por convertirse en una de sus películas más populares, tan responsable de alejarnos de los palos de golf como "Funny Games" en su día, indica Cinemanía en una retrospectiva dedicada a su obra.

Después de la explotación nuevamente budista-folclórica de" El arco"(2005), se puede decir que "Time"(2006) y "Aliento"(2007) iniciaron una nueva etapa en su filmografía, con argumentos cada vez más alambicados e imágenes cortadas por el mismo patrón cuyo recuerdo acababa diluyéndose por las grietas de un ritmo de creación incesante.

Años más tarde, Kim Ki-duk logró el mayor galardón de su carrera con "Pietà"(2012), una historia de incesto bien cargada de simbología cristiana y sexo explícito que se llevó el León de Oro del Festival de Venecia.

A partir de entonces, aunque su prolífico ritmo de creación no se pausó significativamente, sus siguientes largometrajes –"Moebius" (2013), "One on One"(2014), "Stop"(2015), "The Net"(2016), "Human", "Space", "Time and Human"(2018), "Dissolve"(2019)– fueron siendo relegados progresivamente al ostracismo, tornándose prácticamente invisibles tras su paso por festivales. 

Polémicas dentro y fuera de la pantalla

El documental "Arirang"(2011), premiado en la sección Un Certain Regard del Festival de Cannes, sirve para hacerse una idea de los caminos oscuros por los que llegó a transitar la vida de Kim Ki-duk en esos años. Como si de un exorcismo terapéutico se tratara, el director cuenta cómo le afecto el casi ahorcamiento de la protagonista de su película anterior, "Dream"(2008), en pleno rodaje.  

En 2017, cuando fue acusado de agredir a una actriz en el set de "Moebius" (2013) para que filmara una escena de sexo, otras tres mujeres salieron a la luz acusando de violación y acoso sexual en el pasado tanto al director como al actor Cho Jae-hyun, uno de sus protagonistas habituales desde "Crocodile" y "La isla", también presente en "Moebius". 

Aunque Cho hizo un comunicado público de disculpas por su comportamiento, Kim negó los hechos categóricamente. Dos años después un tribunal le ordenó pagar una indemnización por el ataque a la actriz, pero cerró el caso de acoso sexual por falta de pruebas.

Comentarios