Escucha esta nota aquí

A las 5:00 de este jueves 18 de febrero falleció en la ciudad de Tarija el cantautor Luis Aldana, ex integrante del mítico grupo  Los Montoneros de Méndez y autor de temas ya clásicos del folclore del sur del país. Lucho, como era conocido por sus amigos falleció a la edad de 89 años de edad en su hogar, por problemas de salud que se fueron complicando debido a su edad, indicaron personas allegadas al artista a El Deber.

Luis Aldana nació en Santa Rosa, comunidad de la segunda sección del Chaco Tarijeño colindante con la población de Caraparí el 8 de enero de 1932.

A los siete años inició su idilio con el violín gracias a un vecino, Eliodoro Rodríguez que era luthier de su pueblo y le fabricó un pequeño violín adecuado para su edad.

Aldana estudió para maestro en la normal de Canasmoro, donde tuvo como docente al escritor Óscar Alfaro, que influyó no solo en su formación pedagógica, sino también en su militancia política en el partido comunista.

En 1966 junto con otros maestros rurales, Císcar Gálvez y Hugo Monzón funda el grupo “Los Arrieros” y en abril del año siguiente Los Montoneros de Méndez con la incorporación de Nilo Soruco, Vicente Mealla  y Florinda Aparicio.

El grupo tenía como propósito interpretar temas del folclore popular tarijeño y fue uno de los primeros en grabar la cueca y tonadas chapacas acompañadas de cajas, erkes y cañas, además se caracterizó por incorporar voces femeninas y abordar en sus letras problemáticas sociales. La calidad del grupo lo llevó a presentarse fuera del país, pero también a que sus miembros fueran perseguidos por las dictaduras de Banzer Suárez y de García Meza.

Como compositor son conocidas sus canciones “El Gato Picarón”, “La Flor Linda”, “Muerte del Pichiludo”,”La Mamoreña” y la “Panta Gómez”, entre otras que ya forman parte del acervo musical de Tarija.

Aldana, además de su trabajo artístico fue docente de la Escuela Municipal de Música de Tarija, a partir de su fundación hasta 1993. Es también el creador de la Escuela de Música Folclórica de Caraparí y del Festival de Guaraní de Cañada Ancha.

“Era un hombre bonachón, de buen carácter, era humorista, incluso de contar cuentos subidos de tonos, que algunas veces no eran bien recibidos, pero que hacía que se ganara el cariño de la gente. Además era sencillo y un gran declamador de poesía costumbrista”, recuerda el escritor y músico Paulino Figueroa, que era amigo y llegó a realizar algunas composiciones con Aldana.  

Autoridades y ex autoridades de Tarija también lamentaron el fallecimiento del artista a través de las redes sociales, entre ellos el gobernador Adrián Oliva, los exalcaldes.

Sus restos son velados en el salón de los maestros jubilados, en el barrio San Bernardo de la ciudad de Tarija y mañana serán sepultados.


Comentarios