Escucha esta nota aquí

Con sentidos homenajes y palabras de agradecimiento por su aporte creativo e inspiración, las redes sociales dieron parte del deceso del poeta y cineasta cochabambino Luis Mérida Coimbra, de 70 años. El artista, llamado 'Pájaro Mérida' por sus allegados, murió esta mañana en La Paz, a causa de un infarto, según el medio cochabambino Opinión.

"Luis es considerado uno de los fundadores del documentalismo en Bolivia. Genial poeta y cineasta. Es autor y director de muchos trabajos audiovisuales que hicieron historia mas allá de nuestras fronteras. De creatividad, estética y sentido del humor incomparable. Bolivia pierde a uno de sus mejores intelectuales, artistas y luchadores incansables por la libertad y la justicia social", lamentó a EL DEBER Estela Rivera Eid, colega que compuso e interpretó la música del documental Manuelas: Heroínas de la coronilla (2012), de Mérida Coimbra.

"Luis no solo ha sido un gran director, visionario, un poeta y creador, Luis ha luchado por la democracia de este país y merece justo reconocimiento. La huella que ha dejado el 'Pájaro' esta llena de lucha, de creatividad, de poesía", declaró Pilar Valverde, productora y directora de cine que compartió "muchos proyectos y varias actividades relacionadas al audiovisual latinoamericano y nacional" con él.

Mérida Coimbra fue fundador y director del Centro de Comunicación Juan Wallparrimachi, de Cochabamba. También trabajó en la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, con sede en La Habana, y en el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica, en la misma ciudad. 

Entre sus aportes a la producción audiovisual nacional se encuentran Bombori (1984), Che vive (1987), El árbol generoso (1996), Mujeres cocaleras marchando por la vida (1996), Fragmentos de la selva (2005) y Manuelas: Heroínas de la coronilla (2012).

Mientras tanto, en poesía publicó los libros De huellas de oficios (coautor con Eduardo Ruiz, 1983) y Hojarasca de la mía vid (2015), de acuerdo con el Diccionario Cultural Boliviano, del periodista e investigador Elías Blanco Mamani.

"Levantando el telón con sus trampas verdaderas / con decirle basta para cambiar la ruta de los tiempos. / Sus manos predicen el final del mundo. / Sus ojos alumbran la periferia universal. / La arquitectura de su grito condena el fatal designio. / ¿Quién es el?, ¿de dónde vino?, ¿para qué?, ¿Cuál la misión de su diamante letal?", rescata un fragmento de Omnipresencia del mago, de su inspiración.

Blanco Mamani también se despidió en las redes sociales del artista, que en abril de este año participó en la VII Feria del Libro de Autores en La Paz. "Sin duda, como cineasta y poeta es uno de los grandes de la cultura boliviana y así lo recordaremos", escribió.


Comentarios