Escucha esta nota aquí

John le Carré, quien forjó thrillers a partir de aventuras, coraje moral y estilo literario a partes iguales, murió a los 89 años, informó el diario británico The Guardian

Este domingo, 13 de diciembre, su familia confirmó que había muerto de neumonía en el Royal Cornwall Hospital el sábado por la noche. "Todos lamentamos profundamente su fallecimiento", escribieron en un comunicado.

Su antiguo agente Jonny Geller lo describió como “un gigante indiscutible de la literatura inglesa. Él definió la era de la guerra fría y sin miedo le dijo la verdad al poder en las décadas que siguieron ... He perdido un mentor, una inspiración y, lo más importante, un amigo. No volveremos a ver a alguien como él ".

Sus compañeros hicieron fila para rendir homenaje. Stephen King escribió: "Este año terrible ha reclamado un gigante literario y un espíritu humanitario". Robert Harris dijo que la noticia lo había dejado "muy angustiado ... uno de los grandes novelistas británicos de la posguerra, y un personaje único e inolvidable"

David Cornwell, su verdadero nombre, nació en 1931. Comenzó a trabajar para los servicios secretos mientras estudiaba alemán en Suiza a fines de la década de 1940. Después de enseñar en la universidad de Eton, se unió al Servicio Exterior Británico como oficial de inteligencia, reclutando, dirigiendo y cuidando espías detrás del Telón de Acero desde una oficina administrativa en el edificio del MI5 en Curzon Street de Londres. Inspirado por su colega del MI5, el novelista John Bingham, comenzó a publicar thrillers bajo el seudónimo de John le Carré, a pesar del consejo de su editor de que optara por dos monosílabos anglosajones como “Chunk-Smith”.

Su experiencia en el servicio secreto británico le permitió desarrollar novelas de espionaje con una complejidad y realismo que no se había dado hasta su aparición. En 1963 logró un gran éxito internacional gracias a su novela El espía que surgió del frío, lo que le permitió abandonar el servicio secreto para dedicarse a la literatura.

De entre sus novelas destacan  títulos como "El topo", "La gente de Smiley", "La chica del tambor", "La casa Rusia", "El sastre de Panamá", El espía que surgió del frío" o "El jardinero fiel", todas ellas llevadas al cine con gran éxito en más de cuatro décadas y cuyas ventas ascienden a millones de ejemplares en más de veinte idiomas.

Comentarios