Escucha esta nota aquí

La comunidad artística del Oriente llora la pérdida de uno de sus hijos entrañables. La música cruceña corría por sus venas, en su corazón sonaba la banda. Anoche, el coronavirus se llevó a 'Perucho' Suárez López, que pertenecía a la tercera generación de trompetistas de una familia muy querida y reconocida en Santa Cruz.

Era hijo de 'Perucho Suárez Paz y nieto de 'El Toro' Suárez Mendoza, ambos trompetistas que grabaron sus nombres en la historia del Carnaval, y que le dejaron un legado, que él cumplió hasta sus 53 años.

'Perucho' Suárez, también conocido como 'Papito', se fue como su padre, exhalando las notas de un carnaval. Se contagió trabajando, a mediados de diciembre. Estaba preocupado por sus músicos, algunos habían comenzado a salir a las calles para recolectar dinero, así que aceptó presentarse en un evento.

El 14 de diciembre tuvo los primeros síntomas del Covid-19, empezó tratamiento en casa, pero ya el 1 de enero la fatiga era agobiante y su familia lo llevó a la clínica San Rafael. Sus dos últimos días los pasó intubado; no podía respirar por su cuenta, su presión se elevó y los riñones también fallaron, relata su nuera Mary Nereiza Becerra.

La tradición de los Suárez no se cortará, queda la Banda Perucho y la cuarta generación de músicos de la familia, que aunque llora por la pérdida de su guía y maestro y por la pandemia, volverán a tomar sus instrumentos tras que las condiciones lo permitan. Miguel Ángel, como su padre y su abuelo, es trompetista; mientras que Carlos Pedro, timbalero.  

Los restos de 'Papito' descansarán en el cementerio Las Misiones.

Comentarios