Escucha esta nota aquí

Ayer, tres semanas después del trágico suceso en el que el cuerpo de la actriz estadounidense Naya Rivera fue encontrado en el lago Piru (California), se filtró su certificado de defunción y el informe sobre las circunstancias de su muerte. 

Según el diario británico The Daily Mail, Rivera, de 33 años, “murió en pocos minutos” y el motivo fue un ahogamiento. Su fallecimiento fue “accidental”, y Rivera no tenía otras dolencias ni se encontró drogas o alcohol en su cuerpo.

El certificado indica que Rivera fue enterrada el 24 de julio, en el famoso cementerio de Hollywood Hills (Los Ángeles, California) llamado Forest Lawn Memorial Park. Allí descansan los restos de otras estrellas como Paul Walker, Carrie Fisher y Debbie Reynolds. 

Las investigaciones concluyeron que la actriz pasó sus últimos minutos de vida tratando de poner a salvo a su hijo, Josey, de 4 años, con el que navegada en el lago Piru de Los Ángeles, hasta que cayeron al agua. El pequeño fue encontrado dormido y solo en una pequeña embarcación.

El suceso ocurrió la tarde del 8 de julio. Madre e hijo alquilaron un pequeño barco que se observa por unos instantes en las cámaras de seguridad hasta que se adentra en el lago. Más de 100 agentes, ayudados por barcos, helicópteros y drones comenzaron una búsqueda incesante.

El 13 de julio por la mañana, la Policía anunció que habían encontrado el cuerpo de Naya.

La actriz estadounidense, que tenía raíces puertorriqueñas, se hizo famosa por su papel de Santana López en el programa juvenil de TV “Glee”, que se emitió en Fox desde 2009 hasta 2015.