Escucha esta nota aquí

Como en los viejos tiempos, el Arena Show Time, de Santa Cruz de la Sierra anoche estaba repleto de seguidores del fenómeno musical conocido como L-Gante.Aunque entre el público la juventud era mayoría, también hubo padres acompañando a sus hijos adolescentes. Y es que Elian Valenzuela, además de vender su Cumbia 420, un estilo similar a la cumbia rebajada de México, en su caso la mezcla con trap y reguetón y, lo que más admiran los chicos, la graba con un micrófono que en Argentina cuesta 1.000 pesos y que en Bolivia equivale a unos 69, demostrando que para triunfar solo hace falta querer hacerlo y trabajar.

Con esta fórmula, a los 21 años salió de su barrio General Rodríguez, en Buenos Aires, donde hace un año vendía barbijos, como contó a El Deber, y ahora da giras con hasta dos conciertos por día en ciudades diferentes, como hizo en su país y como mañana lo hará, volando entre Cochabamba y La Paz, sin temerle a la altura

El concierto en Santa Cruz fue como un festival, con una cartelera de teloneros extensa, más de media docena de artistas locales, con géneros desde urbano y hasta orquestas tropicales.

Estuvieron New Tropical Swing, Serkiel, Zaga&La Voz y otros más. La mayoría apostó a lo seguro con covers, pero Símbula, Adely y Corona y Cruz Santa soltaron las rimas de su inspiración. 

Corona, como L-Gante, se convirtió en un ídolo juvenil de los barrios y ayer quedó demostrado con un público coreando su Jhonny Cash o Modo Percy, canciones dedicadas a los alcaldes cruceños.

Y arranca el 'toque roque'

L-Gante, nombre que Elian tomó de una exclamación de su madre cuando lo encontraba en pijamas y sin hacer nada, apareció en el escenario sin mucha pompa. Un DJ, un animador, una corista y cuatro bailarinas. Detrás, pantalla led con imágenes de entrevistas y animaciones con su rostro.

Vestido todo de negro, gorra y tenis, sus tatuajes son su accesorio personal. "Con la cara to'a tatuada dicen que parezco un mara", les canta en Cumbia 420 RKT.

"Buenas noches Santa Cruz, por primera vez aquí, pero vamos a venir más seguido", saludó antes de arrancar con su Titubeo.

Pero Elian no titubea, canta, baila y se tira los pasos característicos de la cumbia villera, sin tomar aire y lo que vino fueron unas 15 canciones con cortes en los que recordó que su Cumbia 420 es 'pa los negros'. 

Pero sus canciones en su mayoría ya son éxitos en YouTube y Spotify, en este último con más de cinco millones de oyentes mensuales, y no distinguen colores.

"¿Santa Cruz tiene aguante? ¿Está encendida la banda hoy?", preguntó antes de empezar Mi banda encendida.

Y el argentino estaba tan encendido que de un momento a otro sacó lo que parecía ser un cigarrillo de marihuana, con imágenes de la planta en la pantalla de fondo, se tomó una foto para las redes y siguió.

L-Gante Rkt y El perrito malvado que grabó junto a Damas Gratis no podían faltar y, además, fueron las elegidas para repetir.

El Abecedario, que dedico desde el Ministerio de Educación de L-Gante, hizo corear A-B-C-D-EEEEEEEE a todo el público, celular en mano.

También estuvieron Visionario, Malianteo, Combi nueva y otros temas en los que el chico de General Rodríguez le canta a sus 'negros' en su propio código, sin tapujos ni poses, crudo, como se anuncia y se muestra Elian Valenzuela.

Aunque fue una hora exacta, 2:45 dijo que la pasó "repiola" y desapareció, el repertorio dejó satisfecho al público que retribuyó su entrega apasionadamente. Por el aire volaban poleras y los asientos y mesas de los lounge y supervip sirvieron para acercarse aunque sea unos centímetros a la estrella de la nueva cumbia.

"Espero verlos pronto", dijo Elian antes de bajar las gradas y de emprender viaje rumbo a Potosí. De inmediato, DJ, animador, corista y bailarinas lo siguieron, sin chance a pedir otra.

Comentarios