Escucha esta nota aquí

Han transcurrido ocho años y un poco más desde que el mundo se conmovía con la noticia sobre la muerte de la cantante estadounidense Whitney Houston, y que sucedió de una de las peores formas. A sus 48 años, la artista femenina más galardonada de todos los tiempos fue encontrada ahogada, desnuda y supuestamente con una sobredosis de drogas en la habitación de un hotel de Los Ángeles.

El informe policial determinó que "la muerte se debió a un ahogamiento debido a los efectos de enfermedades cardíacas y el uso de cocaína”.

Sin embargo, recientemente, el investigador privado de Hollywood Paul Huebl dijo al medio The National Enquirer que un nuevo análisis de la autopsia reveló que el fallecimiento de Whitney puede ser un homicidio y posterior encubrimiento.

“La muerte de Whitney está plagada de tantas preguntas sin respuesta que una investigación nueva y más exhaustiva es la única manera de llegar a la verdad”, indicó Huebl, que afirma contundentemente que "la autopsia demuestra que fue asesinada”.

“Pero el caso nunca fue tomado como un homicidio porque ella era consumidora de drogas. Quiero justicia para Whitney. Su autopsia demuestra que todo lo que pudo salir mal con la investigación salió mal, y el caso debe ser reabierto", añadió.

Las pruebas

Huebl cree que las evidencias halladas en la escena, una cuchara pequeña con una sustancia blanca, un pedazo de papel blanco enrollado y alcohol, pudieron ser colocados para sostener la teoría de la sobredosis.

“Nadie cuestionó porqué la licencia de conducir de Whitney había sido retirada misteriosamente de la billetera en su bolso antes de que llegara el equipo forense, o porqué había dos platos de comidas”, afirmó.

También indicó que la artista registraba golpes. “Su cuerpo ensangrentado tenía heridas desagradables, moretones y piel quemada. Para mí eso inmediatamente activó las alarmas e indicó que fue atacada”, dijo Huebl, que trabajó como policía en Chicago. 

También asegura que en el cuarto de hotel se hallaron una hamburguesa, papas fritas, una lata de Heineken, un sándwich sin comer y jalapeños en el piso del baño. “¿Whitney iba a comer dos comidas?”, cuestionó.

El investigador cree que Whitney “luchó contra un atacante”, pero al final, fue “dominada por alguien más fuerte y más grande”. “Me gustaría saber quién estaba con ella en sus últimos minutos y quién la dejó en el agua caliente. ¿Quién armó ese baño para ella? Nadie se metería voluntariamente en agua casi hirviendo. Creo que fue arrojada y retenida bajo el agua hasta que se ahogó”.

De acuerdo con el investigador, alguien más estuvo en la habitación “durante los 45 minutos que su asistente se fue a hacer un recado, a pesar de que Whitney nunca debía estar sola debido a su adicción a las drogas. ¿Quién era? ¿Dónde está el video de seguridad del hotel?”.

“Whitney no tuvo que morir esa noche, pero alguien la quería muerta, y no había nadie cerca para evitar que sucediera”, concluyó sus declaraciones, exigiendo la exhumación del cuerpo de la intérprete de I will always love you.


Comentarios