Escucha esta nota aquí

Hace 80 años Hollywood, de la mano de los estudios Disney, estrenaba uno de sus mayores éxitos animados, que ha sido superado por muy pocos filmes. Se trata de Pinocho, la historia del muñeco italiano de madera que por mentir le crece la nariz y que luego se convierte en un niño de carne y hueso. Además el personaje vive muchas vicisitudes, que lo convierten en un personaje de aventuras que los más pequeños adoraban.

Hace pocos meses se estrenó una nueva versión cinematográfica de Pinocho, solo que con actores reales y un equipo muy importante de producción hollywoodense. Al abuelo Geppetto lo interpreta el ganador del Óscar, Roberto Benigni, y la cinta es dirigida por Matteo Garrone, con hermosas imágenes que muestran la ciudad de Florencia en todo su esplendor.

Sin embargo la fuerte crítica que ha recibido el filme no es por la parte técnica, sino por el contenido, por la historia que narra, que deja de mostrar aspectos importantes del cuento original, escrito por Carlo Collodi en 1875, informa el diario Milenio.



Según Historia de un títere, Pinocho fue fabricado por un carpintero con madera de pino, de ahí su nombre. Todo se lleva a cabo a mediados del siglo XIX, en Florencia, la ciudad cuna del Renacimiento, y en medio de la guerra por la independencia de Italia, donde había caos y una situación económica, social y política muy dfícil.

El autor sitúa a Pinocho en ese ambiente, que nació como una marioneta de madera, y como tal recorre las calles florentinas. No era un chico bueno, al contrario, era embustero, mentiroso, ladrón y tenía las malas mañas de una persona que se creía en un mal ambiente.

Para conseguir sus fines hace lo que sea, así tenga que engañar y nada lo satisface, siempre quiere más, pero a costa del daño que hace a otras personas. Tiene un amigo con el que comparte buena parte de su vida, el grillo Pepe, que es una especie de conciencia que le hace ver sus errores. Sin embargo una vez para que se calle, Pinocho le tira una piedra y lo mata, y a Geppetto le miente que fue un accidente. 



Todo ello en la nueva película de Pinocho no se muestra. Ni siquiera insinúa que el muñeco animado tuvo una vida difícil, rodeado de delincuentes y gente de malos hábitos. Un chico que se cría en ese ambiente difícilmente llegará a ser un adulto de bien y ese aspecto también no se ve en la cinta.

En esta ocasión Hollywood omite las partes duras de la vida de Pinocho, y lo muestra como un títere de madera encantador, que luego se convierte en un niño de carne y hueso para felicidad del público que espera un final feliz. Las críticas señalan que al ser una película narrativa y no de dibujos animados, debió mostrar algo de la verdadera vida de vagabundo de Pinocho, en medio de la marginalidad.



El personaje de Pinocho es muy popular en Italia, casi como un símbolo nacional, sobre todo en la ciudad de Florencia, donde nació según el cuento de Carlo Collodi. Allí se pueden encontrar estatuas, pinturas y muñecos de madera que se venden en las tiendas como artesanía regional.

Comentarios