Escucha esta nota aquí

La ciudad de los rascacielos quiere regresar de a poco a la normalidad, una prueba de ello fue la realización del primer concierto musical masivo que se llevó a cabo en el mítico Madison Square Garden, luego de 450 días de restricciones, en cuyo escenario se presentó el grupo Foo Fighters, ante 20 mil jóvenes delirantes, que estaban felices de no usar barbijo y sobre todo, de regresar a un evento musical.

Al espectáculo solo podían asistir personas que ya fueron vacunadas contra el coronavirus y tenían que mostrar su documento sanitario. Desde temprano la gente hizo fila en el local, esperando de que abran las puertas para entrar y formar parte de un hecho histórico, haber asistido al primer evento pospandémico.



Durante casi dos horas la banda Foo Fighters puso a bailar y gritar de emoción a los asistentes.

El grupo liderado por Dave Grohl se anticipó al ciclo de presentaciones que iniciará el cantante Bruce Springsteen a partir de esta sábado 26 en Nueva York, que en su momento se había promocionado como el concierto que marcaría el regreso de las actividades en espacios cerrados y con público masivo tras las restricciones por el coronavirus.



James Dolan, presidente del directorio que maneja el Madison Square Garden, dijo que el escenario ya está nuevamente listo para dar la bienvenida al público vacunado y rugiente. Para quienes estos son más que eventos artísticos, es el regreso a la libertad y a la sanidad, informa el diario La República.

Después de este show vendrán otros, no solo en el mismo local, sino en otros espacios de Nueva York y de otras ciudades de EEUU, que anhelan sentirse libres, sin ningún tipo de impedimentos, comentó Dolan.



Este estado, por medio de su gobernador, Andrew Cuomo, anunció que de a poco se irán levantado las restricciones que se impusieron desde hace más de 400 días, debido a que el 70% de su población adulta ya fue vacunada contra el coronavirus.

Comentarios