Escucha esta nota aquí

 Paris Hilton testificó en un tribunal de Utah este lunes 8 de febrero, acerca  del abuso que supuestamente experimentó cuando era adolescente mientras se encontraba en un internado de ese estado.

Su testimonio contra la escuela Provo Canyon fue en apoyo de un proyecto de ley de Utah centrado en poner fin al abuso en las instalaciones de cuidado colectivo del estado. El proyecto de ley, S.B. 127, aprobado por unanimidad en el Senado de Utah.

"Mi nombre es Paris Hilton, soy una sobreviviente de abuso institucional y hablo hoy en nombre de los cientos de miles de niños que actualmente se encuentran en instalaciones de cuidado residencial en los Estados Unidos", dijo como parte de su testimonio, según la revista People.

 "Durante los últimos 20 años, he tenido una pesadilla recurrente en la que dos extraños me secuestran en medio de la noche, me registran sin ropa y me encierran en una instalación. Me gustaría poder decirles que esta pesadilla inquietante fue solo un sueño, pero no lo es".

Al describir sus supuestas experiencias en la institución, dijo, "Fui abusada verbal, mental y físicamente a diario. Me aislaron del mundo exterior y me despojaron de todos mis derechos humanos".

Los padres de Paris la enviaron a la escuela Provo Canyon como respuesta a sus actitudes fiesteras en ese momento, y pasó 11 meses allí. La estrella de 39 años ha abogado por el cierre de esa escuela y otras donde los residentes supuestamente han sufrido abusos similares.

"Sin un diagnóstico, me vi obligada a consumir medicamentos que me hicieron sentir entumecida y agotada. No respiré aire fresco ni vi la luz del sol durante 11 meses. No había privacidad, cada vez que usaba el baño o me duchaba, fue monitoreado", alegó Paris. "A los 16 años, cuando era niña, sentía sus ojos penetrantes mirando mi cuerpo desnudo. Era solo una niña y me sentía violada todos los días".

La estrella de "The Simple Life" presionó por un mayor escrutinio de escuelas como la que asistió y afirmó que los estudiantes allí continuaron sufriendo abusos hasta que compartió sus acusaciones en su documental de YouTube “This is Paris”,  que se lanzó en septiembre de 2020. La escuela Provo Canyon actualmente tiene propietarios diferentes a los que tenía cuando ella asistió.

"Hablar de algo tan personal fue y sigue siendo aterrador", dijo en su testimonio. "Soy la prueba de que el dinero no protege contra el abuso".

La escuela emitió una declaración a la revista  People poco después del lanzamiento de "This Is Paris". "No toleramos ni promovemos ninguna forma de abuso", se lee en parte del comunicado. "Todos y cada uno de los presuntos abusos se informan de inmediato a las autoridades reguladoras estatales, las fuerzas del orden y los Servicios de Protección Infantil, según sea necesario. Estamos comprometidos a brindar atención de alta calidad a los jóvenes con problemas emocionales, conductuales y psiquiátricos".

En septiembre, en una entrevista exclusiva con el Daily Pop de E!, Paris explicó que optó por mantener sus supuestas experiencias fuera de la vista del público hasta el lanzamiento del documental. "Tan pronto como me fui de allí, me prometí a mí misma que nunca pensaría ni hablaría de eso con nadie", dijo.

Comentarios