Escucha esta nota aquí

Las separaciones de los famosos suelen ser mediáticas y escandalosas, pero la de Phil Collins también es vergonzosaEn plena disputa por una mansión del roquero británico, de 69 años, su exposa, Orianne Cevey, de 46, acaba de revelar uno de los motivos de su separación: los malos hábitos de limpieza del músico.

Pero las humillaciones vienen desde antes, en julio, se supo que la mujer cortó con el intérprete a través de un mensaje de texto. "Encontré a otra persona y me gustaría intentar ver si puedo volver a ser feliz", le escribió, según el portal británico The Sun.

Un mes más tarde, poniendo sal a la herida, se casó con el guitarrista Thomas Bates, de 30 años, y, junto a su nuevo esposo, se instaló en una de las mansiones de Collins, valorada en $us 40 millones, en Miami Beach.

Obviamente, el músico la denunció, y ella 'sacó los trapos más sucios".

Cevey acusó a su ex de volverse un ermitaño. "El hedor de Philips se volvió tan penetrante y se convirtió en un ermitaño, negándose a interactuar personalmente con cualquier persona», declaró Orianne al medio TMZ. También agregó que durante el 2019, Phil Collins se negó a ducharse y a lavarse los dientes, algo insoportable para ella. Finalmente, contó que empezó a abusar durante ese tiempo de los analgésicos.

Se trata de la tercera esposa del artista y la madre de sus dos hijos, Nicholas y Matthew. La pareja se separó en 2008 tras nueve años de matrimonio, con $us 48 millones a favor de Cevey. Ella volvió a casarse, pero asegura que se divorció a pedido del exvocalista de Genesis, que le prometió una participación del 50% de la propiedad que está ocupada. Por ello, para irse, pide el pago de $us 20 millones.

Phil ya tiene experiencia en divorcios escandalosos, el afamado compositor fue acusado de abandonar a Jill Tavelman, su segunda esposa, a través de un fax.