Escucha esta nota aquí

Cuando el 'monstruo' llegó a Santa Cruz de la Sierra, muchas personas corrieron a las farmacias para adquirir vitamina C. Hoy, no se la encuentra fácilmente. Y es que la gente la busca para elevar sus defensas y evitar el contagio del coronavirus.

"Estamos ingresando a un cambio de estación (de otoño a invierno) y las enfermedades respiratorias se acentúan más", dice el médico cardiólogo Víctor Hugo Espada, con 30 años de experiencia. 

Detalla que la vitamina C es un antioxidante que protege al sistema inmunológico de este tipo de dolencias. Y, como se acerca el invierno, la gente comienza a consumir más cítricos, como la mandarina, la naranja, la grey y el limón.

Muchos optan por adquirir el frasco de Redoxon para "que sus defensas no se reduzcan". Se puede consumir una cápsula, de uno o dos gramos, al menos una vez al día. Esta tableta debería ser más ingerida por los niños y los ancianos, así recomienda el médico. Sin embargo, se puede suplir la vitamina C de forma natural con el consumo de frutas ricas en este nutriente, como la acerola, la carambola y la uva.

Sobre la insurrección del coronavirus, Espada separa las aguas. Una cosa es la crisis del virus y otra, la temporada fría y con ella la multiplicación de las enfermedades. Es un mito que la ivermectina (medicamento antiparasitario) actúe contra el Covid-19. "La gente no se está informando bien. Eso es para los animales", subraya el especialista. Añade, también, que ingerir varias vitaminas tampoco garantiza que alguien no se vaya a contagiar.

Espada dice que, si la vitamina C (o alguna otra) va a contrarrestar el coronavirus, ese aspecto será valorado posteriormente en la Medicina. Menciona que el consumo de este complemento alimenticio ayuda a mejorar las defensas del organismo y que sin esta pueden haber problemas.

Comentarios