Escucha esta nota aquí

Está pasando por uno de sus mejores momentos deportivos. El tenista español Rafael Nadal ganó recientemente su vigésimo torneo de gran slam y su 13° copa de Roland Garros en París, por lo que el mundo se rinde a sus pies. Es un hombre fuerte, mide 1,85 m y tiene una gran contextura física, que puede soportar hasta cuatro horas seguidas jugando en una cancha bajo el sol. Uno de los aspectos que llama la atención de cuando está compitiendo o entrenando, es que en cada descanso se come un guineo mediano.

 Y es que esta fruta tropical además de su buen sabor tiene grandes cualidades nutritivas y, sobre todo, refuerza las energías. Aquellas personas, como los deportistas de alto rendimiento, queman calorías y gastan sus fuerzas en la competencia o en los ejercicios físicos, y el guineo le devuelve aquello que dejan en las canchas.

Por ello es que Nadal siempre lleva en su bolso junto a sus raquetas, al menos media docena de guineos que los consume a lo largo de los partidos. Y no solo él, casi todos los tenistas y deportistas hacen lo mismo, solo que en el español es notorio porque la cámara de televisión lo enfoca consumiendo su fruta preferida.



El guineo, la banana o el plátano, como se conoce a esta fruta es una de las más versátiles y consumidas del mundo. Es la más popular entre los deportistas debido a su mezcla de energía, fibra y micronutrientes fáciles de consumir y de digerir, explica el diario El Español.

Sus beneficios

El guineo es rico desde el punto de vista energético, pues contiene altos niveles de azúcar en comparación con otras frutas. Es una buena fuente de carbohidratos saludables, que se descomponen en glucosa en la sangre, que es la principal fuente de energía del organismo humano, por lo menos la mejor y con gran rapidez se procesa de forma natural.

Al consumir carbohidratos aumentan las reservas de glucógeno, que no son más que la forma de almacenar glucosa que tienen tanto el hígado como los músculos. 

Por ello consumir carbohidratos de rápida absorción como es el caso del guineo puede ser beneficioso para llevar a cabo prácticas de deportes altamente competitivas o entrenamientos, sobre todo si se trata de una jornada larga en las canchas o pistas. Gracias a este consumo se retrasará el momento en que el organismo deba echar manos de las reservas de glucógeno para mantener el rendimiento.



Los guineos también son ricos en micronutrientes, como el potasio, que puede proporcionar entre un 10% y un 14% de las necesidades que tiene el organismo humano de este mineral, esencial en la regulación de la prensión arterial, en el buen mantenimiento de las funciones nerviosas y en el equilibrio del líquido corporal, evitando los calambres en los músculos, explica el nutricionista boliviano Cristhian Paz.

Durante la práctica deportiva se traspira mucho y allí se pierde bastante potasio, por ello es bueno mantener el buen nivel de este mineral en el cuerpo.

Esta fruta igual contiene magnesio, ácido fólico y sustancias astringentes. Aporta al organismo humano con fibras del tipo oligosacáridos, betacaroteno, vitaminas B, C y E. La energía que brinda al cuerpo es casi inmediata de su consumo. Una persona, aunque no sea deportista, debe comer al menos dos de estas frutas al día, pues estimula la producción de glóbulos rojos.