Escucha esta nota aquí

La cuarentena por el coronavirus hizo que la sociedad adquiera nuevos hábitos relacionados con el cuidado de la salud y la higiene personal. En este contexto, los padres que tengan niños pequeños deben estar atentos para evitar cualquier contratiempo, como es el caso de las intoxicaciones a causa de ingerir o absorber gases de productos desinfectantes tan comunes en estos días de lucha contra el Covid-19.

Los más comunes son la lavandina, otros desinfectantes y alcohol en gel y líquido

El pediatra Darío Barreto explica que desde que un niño tiene autonomía de locomoción, es decir que se mueve por su cuenta, que se para y da sus primeros pasos, hay que tener mucho cuidado con todo lo que está a su alcance. Para que se distraiga se le debe dar solo juguetes, no otro tipo de objetos.

¿Qué hacer en caso de intoxicación?

Si un menor de edad ingiere o inhala un producto desinfectante o de limpieza, se debe actuar rápidamente y así:

* Las personas mayores no deben entrar en pánico. Ponerse nervioso solo perjudica.

* No dar nada de beber ni de comer al menor. Tampoco se debe tratar de hacerlo vomitar, creyendo que expulsando lo ingerido se va a mejorar, ya que se puede dañar la laringe y el esófago con el producto corrosivo consumido.

* De inmediato se lo debe llevar al centro médico más cercano o llamar al número telefónico 168, del servicio de ambulancia de emergencia, para su traslado a un centro médico.

* La persona que acompañe al niño debe tratar de llevar la etiqueta o envase del producto que ingirió, para que los médicos puedan brindar el tratamiento adecuado.

* Lo más probable es que necesite un lavado de intestinos y estómago para eliminar la sustancia dañina consumida. Luego deberá iniciar un tratamiento para su recuperación.

Arcos desinfectantes y los efectos adversos en los adultos

En estos tiempos de pandemia se han vuelto habituales en distintos comercios y empresas los arcos o cabinas de desinfección.

El médico infectólogo boliviano Juan Saavedra considera que los arcos de desinfección no cumplen tal propósito, pues normalmente utilizan desinfectantes o hipoclorito de sodio (lavandina) diluida con agua, que no terminan con el virus que se está combatiendo. Además, señala que pueden ocasionar perjuicios colaterales a la salud. 

El infectólogo explica que para exterminar al Covid-19 la persona tendría que permanecer cinco minutos en el túnel, lo que es imposible, pues estos se colocan en lugares de alto tráfico.

Sobre los efectos adversos en la salud, detalla que dañan las mucosas del cuerpo, los ojos, el sistema respiratorio, la garganta y la piel. Por ello, las personas que tienen asma, problemas respiratorios y piel sensible no deben pasar por dichos túneles.

Tal afirmación es sustentada en EEUU, México, Singapur, Filipinas, España, Alemania, Italia y Francia, donde decidieron retirar los arcos de desinfección, pues consideran que no cumplen con su objetivo.