Escucha esta nota aquí

"Hola, soy Raquel Welch, y soy boliviana", así se presentó la actriz en una conferencia de prensa en el Festival de Cine de Mar del Plata, en 1997, donde era una de las invitadas especiales y cuya simple presencia generaba expectativa y mucha curiosidad. Y es que se trataba de quien en los años 60 y 70 fue considerada una de las mujeres más hermosas y la más sexy del mundo.

Ella cumple 80 años este sábado 3 de septiembre, y los pasará en la tranquilidad de su casa, en California, EEUU, junto a sus familiares. Ahora está retirada de la vida pública y se dedica solo a descansar, pues dice que trabajó  bastante en su vida.

Su historia

Nació como Jo Raquel Tejada, en Chicago. Su padre era el inmigrante e ingeniero boliviano Armando Tejada Urquizo, y su madre la estadounidense Josephine Sarah Hall. Cuenta la actriz que en su casa nunca se habló en español, que jamás se hizo referencia de Bolivia y que ella en grande fue que investigó y se interesó por la patria de su progenitor, donde tiene familiares.



Se inició en el mundo del espectáculo gracias a los concursos de belleza. Siendo jovencita ganó varios de ellos, luego fue modelo de trajes de baño y publicitaria, hasta que le dieron la oportunidad de debutar en el cine, nada menos que en una película junto a Elvis Presley, que se llamó Roustabout. Solo tuvo un papel secundario, suficiente para que otros productores se fijen en ella, gracias a su belleza.

En 1959 se casó con James Welch, cuando tenía 19 años. De él tomó su apellido que la hizo famosa y lo conserva hasta la actualidad. Su matrimonio duró solo cinco años y tuvieron dos hijos, Damon y Tahnee Welch. Después se casó tres veces más, pero igualmente se separó. Ahora vive sin pareja.

En 1965 tuvo su primer protagónico en el cine, Swingin summer. Aunque su actuación no tuvo buenas críticas, el filme fue exitoso en las taquillas y sobre todo le abrió las puertas grandes de Hollywood, gracias a su escultural figura.



Los críticos de la época encontraban que Raquel Welch tenía una belleza diferente. No era era la típica rubia anglosajona, tampoco trigueña o afrodescendiente. Eran sus rasgos latinos, bolivianos, los que llamaban la atención. Sus pómulos marcados, sus labios carnosos y boca grande, sus cejas arqueadas y ese andar que solo las hispanas tienen, era lo que enloquecía a Hollywood.

La llamaban simplemente El Cuerpo y la revista Life la calificó como el ser vivo más bello de la tierra. No es alta, solo mide 1,68 m, suficientes para llamar la atención de todos. Pasó a convertirse en el sex symbol de la época.

Su consagración llegó cuando trabajó en 1966 en el filme Un millón de años antes de Cristo, en donde solo lucía un biquini de cuero y dejaba ver su escultural figura, a pesar de que ya era madre de dos niños.



En su juventud nunca se hizo una cirugía estética. Ella decía que su figura era genética latina, que comía sano y hacía ejercicios, y sobre todo que era feliz.

Se convirtió en una gran celebridad de Hollywood. Todos los productores la querían tener en sus películas, pues ella les garantizaba éxitos de taquilla porque el público quería verla y la amaban. Llegó a trabajar en 37 filmes y algunas teleseries. Su última cinta fue en 2017, Cómo ser un latin lover en donde comparte créditos con Salma Hayek, Rob Lowe y Eugenio Derbez.

Compartió trabajo con muchos afamados directores y actores como Frank Sinatra, Marcelo Mastroiani, Dean Martin, Burt Reynolds, Chalton Heston, Fernando Lamas, Richard Burton, Jean Paul Belmondo, Bill Cosby, entre otros.

Participó en películas memorables, entre ellas 100 rifles, Bedazzled, Barba Azul, El príncipe y el mendigo. El filme por el que recibió un premio Globo de Oro a la mejor actriz de comedia o musical en 1974 fue Los tres mosqueteros, que tuvo tanto éxito que al año siguiente realizaron Los cuatro mosqueteros.

También tuvo destacadas participaciones en el teatro musical en Broadway. En los años 80 fue protagonista de La mujer del año y de Víctor Victoria, en Las Vegas tuvo varias presentaciones como cantante y comediante.

Su relación con Bolivia

Siempre ha reconocido su ascendencia boliviana. Lamenta no haber aprendido bien español ni visitar en joven la tierra natal de su padre. Sin embargo, se dio el gusto de pisar la patria de sus ancestros. Raquel Welch estuvo en Santa Cruz de la Sierra en agosto de 2002, como invitada especial del Festival de Cine Iberoamericano, donde recibió el premio Tatú Tumpa, por su carrera artística.



Fue declarada huésped distinguida por la Alcaldía cruceña, recibió a algunos de sus parientes bolivianos, con quienes conversó brevemente y participó de una cena de gala que se organizó en su honor en el hotel Los Tajibos.

Ella, Raquel Welch, la famosa actriz de origen boliviano, El Cuerpo, la mujer más sexy del mundo de los 60 y 70, este sábado 3 de septiembre cumple 80 años. Sigue guapa, conserva esos rasgos latinos que le dieron tanta fama.