Escucha esta nota aquí

Está comprobado que el coronavirus deja secuelas en el organismo de quienes estuvieron contagiados y superaron la enfermedad. Luego de vencer al virus, las personas deben seguir un tratamiento estricto de recuperación para poner en buena forma a todo el cuerpo y a la mente. 

Mientras se espera la vacuna que proteja de la infección, los científicos y los médicos siguen estudiando al Covid-19, y cada vez se sorprenden más por su comportamiento virulento y mutante

Recientemente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) hizo pública una recomendación a la gente que tuvo coronavirus y se curó, lo mismo que al personal de salud, de que antes de empezar rutinas de ejercicios o de ir al gimnasio vayan donde un cardiólogo y se hagan estudios porque muchas veces el corazón queda comprometido por la acción del virus en el cuerpo.

Informes médicos establecen que la enfermedad afecta de manera prominente al sistema cardiovascular. Esto significa que hay necesidad de estudiar a todo paciente que desee retomar los ejercicios físicos luego de haber superado al Covid-19.



La OMS informó que hasta el momento en todo el mundo hay 34,1 millones de infectados de coronavirus, de los cuales 23,4 millones ya se recuperaron y un poco más de un millón falleció

El 31% de las muertes por Covid-19 fue por causas cardiovasculares y el 80% de esos fallecimientos se pudo evitar si el paciente hubiera sido tratado a tiempo por sus problemas con el corazón.

Para comprender mejor la prevalencia, el alcance y el tipo de secuelas cardiovasculares, un grupo de investigadores del Hospital Universitario de Frankfurt, en Alemania, examinó a 100 pacientes curados del coronavirus utilizando equipos sofisticados para detectar dolencias cardiacas. Se detectó que 78 de ellos tenían problemas en el corazón, y 60 sufrían inflamación miocárdica, como secuela dejada por el Covid-19.



De los 100 pacientes 53 eran hombres, su promedio de edad era de 49 años y el tiempo que ya tenían superado el coronavirus era de 71 días. De ellos 67 se recuperaron en sus casas y el restante 33 en un hospital.

Este estudio deja en evidencia que es necesario que los pacientes que superaron el coronavirus se hagan chequeos médicos periódicos, de al menos una vez al mes. 

Entre las afecciones cardiovasculares más frecuentes se encuentran la miocarditis, pericarditis, derrame pericárdico, arritmias, tromboembolismo venoso, insuficiencia cardiaca e infartos, patologías que aumentan la posibilidad de desencadenar una muerte súbita, informa el portal de salud de la BBC News.

¿Qué hacer?

El cardiólogo boliviano Víctor Hugo Espada explica que una persona que se ha recuperado del coronavirus queda débil física y mentalmente. Por ello es que al menos por seis meses debe seguir una dieta especial, para recuperar la fuerza que ha perdido, y es básicamente consumir verduras, frutas, lácteos, fibras, carnes blancas y algo de roja magra, donde se encuentran las vitaminas y los minerales que necesita el cuerpo. Y se debe tomar abundante agua.



Para desestresarse se puede salir a caminar despacio, primero por la casa, la calle y luego a plazas, para estirar los músculos. La visita al cardiólogo es necesaria, para que verifique en qué estado está su corazón, su presión arterial y saturación de oxígeno en la sangre. 

Si la salud cardiaca está normal, entonces se puede hacer otros tipos de ejercicios físicos, como de cardio y trotar en caminadoras. Después, siguiendo los consejos del médico y si su cuerpo está optimo, puede llegar a realizar otras rutinas en el gimnasio, cuidando de no abusar ni en los pesos ni en los tiempos.