Escucha esta nota aquí

La cuarentena mundial por el coronavirus ha llevado a muchos a revisar su vida, a analizar lo que se ha hecho y lo que se dejó de hacer. En ese ejercicio mental, gracias al tiempo que se tiene, se puede dar una revisada al ropero. Algunos se dieron cuenta que tienen prendas que no le dan uso y, sin embargo, siguen intactas.

Déle una mirada a sus jeans. Sí, a los pantalones vaqueros que tanto gustan, que son cómodos y que nunca pasan de moda. Y es que los años y hasta las décadas se van, menos el gusto por usar esta prenda de vestir.

​​¿​​Sabía que los jeans fueron inventados hace más de un siglo? Sí, en 1873, por Jacob Davis y Levi Strauss, para los trabajadores de las minas de oro de California, EEUU. Tuvieron tanta aceptación que se convirtieron en prendas de uso cotidiano. Hombres y mujeres lo usan, se estilizaron y pasaron a ser piezas de diseñadores. 

Dejaron de ser solo pantalones y su tela de mezclilla se la usa en chamarras, camisas, faldas, vestidos y hasta en carteras y zapatos.



Cambie el aspecto de sus jeans

Si tiene uno o dos de esos pantalones que ya no usaba, sáquelos de su ropero, sacúdalos y modifíquelos. Los jeans desgastados y rotos siguen de moda, es más, algunas marcas encarecen sus prendas cuando tienen dicha característica, llamada hippie chic.

La diseñadora de modas boliviana Carla Fiorillo asegura que es fanática de los jeans, que todos los días usa uno de ellos y que no solo los tiene en pantalones, sino en diversos tipos de prendas, hasta en botas. Ella aconseja darle un aspecto diferente a sus jeans viejitos, como hacerle agujeros en la parte de las rodillas, algún corte en la zona de los muslos, desflecar los botapié y bordar algunas partes del mismo.



Los materiales son sencillos: uno o dos jeans gastados, una tijera con buen filo, hilo y aguja, piedras y perlas para bordar.

Siga estos pasos: tome el pantalón, con la tijera hágale un corte a la altura de la rodilla, puede sacarle un pedazo de tela, de no más de cinco centímetros para que quede un agujero. Desfleque la tela un poco para darle aspecto de antiguo. Luego, seleccione las piedras y perlas para bordar. Inserte el hilo en la aguja y costúrelas con cuidado alrededor del agujero del jeans, para conseguir un efecto descontraído, pero elegante.

Después se puede cortar uno o dos centímetros del largo del pantalón, para desflecar y darle un aspecto hippie chic, que combina con el agujero en el área de las rodillas. "También se puede bordar un poco la zona de los bolsillos delanteros del jeans para tener una pieza más atractiva'', explica Carla Fiorillo.

Después se debe ensayar el pantalón para ver que todo quedó bien. Y usarlo, como si fuera una nueva pieza de su ropero, al estilo hippie chic.

Su relación con la ecología

Recuperar jeans que ya no se usaban y volver a vestirlos, con algunas modificaciones, ya es un acto a favor del medio ambiente. Y es que cuando se fabrican estas prendas se requiere mucho material que es contaminante.

La página web Conexión capital, especializada en manufacturas, establece que el jeans es la prenda de vestir más contaminante del mundo. Se especifica que para elaborar un pantalón se requiere un metro y medio de tela de algodón, llamada mezclilla.

Para fabricar un jeans se necesita 8.000 litros de agua, 13 kilos de dióxido de carbono y 10 kilos de colorante y químicos, que después de la elaboración de las telas deben ser desechadas en algún lugar del planeta, ocasionando la contaminación. Por ello es que reutilizar un jeans o vestirlo por varios años, es un gesto a favor del medio ambiente. La mezclilla es fina y dura bastante, por lo que esta prenda que no pasa de moda, puede usarse por mucho tiempo.

En esta cuarentena saque sus jeans viejos de su ropero, pruébeselos y si le siguen haciendo, dele un nuevo aspecto, modernizándolos con algunos detalles.