Escucha esta nota aquí

¿Se imagina un show en el jardín de su casa a cargo de Ricky Martin, Chayanne, Shakira o Alejandro Fernández? Además, que tenga bailarines, luces y sonido de primera. No es algo imposible, pues estas estrellas tienen contemplada en sus ofertas conciertos privados.

Será por la crisis económica mundial, porque todos los conciertos fueron suspendidos por la pandemia del coronavirus, porque los canales de televisión no tienen presupuesto para pagar a las celebridades y porque sus ingresos han disminuido notablemente, que están en oferta.

La empresa productora de espectáculos Ramasso de Argentina ofrece la presencia de grandes cantantes en fiestas de matrimonio, quinceañeros, cumpleaños o eventos empresariales. Ricky Martin llega a cobrar por show privado 850.000 dólares, en el que no interpreta más de seis canciones, se le tiene que brindar todas las comodidades en el escenario, para él y su equipo. Tiene requerimientos técnicos de los que la productora se hace cargo y que luego cobra a quien lo contrata, informa el portal Ellaeonline.

Shakira, Chayanne, Enrique Iglesias y Alejandro Fernández piden 800.000 dólares, con los mismos requerimientos, aunque el precio es negociable, dependiendo también de la fecha que se acuerde para el espectáculo y el tipo de empresa o celebración en la que se los requiera.



El portal de espectáculos Actualidad 24 cuenta que otros grandes de la música anglosajona, como Madonna y Katty Perry también brindan conciertos privados en casas, clubes o salones adaptados para ellos. Solo que cobran desde un millón de dólares y puede llegar a un poco más, dependiendo del tipo de show que se desea con estas súper estrellas.

Estas artistas son aún más exigentes. Piden hotel cinco estrellas para ellas y para las personas que las acompañan, seguridad todo el tiempo que estén en el lugar al que se las llevó, alimentación especial y todos los requerimientos técnicos. 

Los shows son cortos, no pasan de la media hora, no hay conferencia de prensa, ni acercamiento con otra persona que no sea quien los contrata. No tienen que participar de la fiesta a la que van, simplemente cantan y se van al hotel, para luego trasladarse al aeropuerto donde normalmente los espera un avión privado que los regresa a su lugar de origen.



En países como los árabes, los del sudeste asiático y algunos europeos algunos cantantes ya realizan estas presentaciones privadas, no son muy usuales por su elevado costo, pero se los está requiriendo cada vez. Y ante la ausencia de espectáculos masivos, los artistas aceptan con contratos rígidos.