Escucha esta nota aquí

La sociedad cruceña de los años 70 era sencilla, no había muchos lujos ni extravagancias. Eso sí, se comía rico. Las cocineras de aquellos tiempos tenían habilidosas manos y buen gusto para la culinaria.

En las fiestas de quinceañeros y en los matrimonios había un plato tradicional e infaltable si los anfitriones se querían lucir con la comida, era el salpicón de pollo. Era una oferta fría que además de rica tenía que agradar a la vista, por ello se lo decoraba para que tenga la mejor apariencia.

El chef Álvaro Hurtado comparte hoy su receta y forma de preparar el salpicón de pollo, que es sencilla, con ingredientes que son baratos y se pueden encontrar fácilmente.

Ingredientes

* 1 pechuga de pollo limpia y sin huesos

* 4 zanahorias cortadas en cuadrados medianos

* 5 papas cortadas en cuadrados medianos

* Arvejas al gusto

* Perejil picado al gusto

* 3 huevos duros

* Sal y pimienta al gusto

* 1 manojo de lechuga limpia

* 3 pepinillos de lata

* 2 tomates para decorar

* Aceitunas verdes

* Mayonesa

Preparación

En una olla con agua hervir la pechuga del pollo con un poco de sal. En otro recipiente hervir las papas, las zanahorias y las arvejas.

Cuando todos los ingredientes están cocidos, dejar enfriar. Luego, desmenuzar finamente la pechuga del pollo, mezclar todo en una fuente y aderezar con sal y un poco de pimienta.

En otra fuente, aplastar los huevos duros con un tenedor y añadir el perejil, los pepinillos cortados en trozos pequeños, la mayonesa y un poco del caldo donde hirvió el pollo. A esa mezcla añadir la masa del pollo y batir bien para tener un cuerpo compacto y húmedo. 

Para servir, colocar como cama dos o tres hojas de lechuga, poner encima la masa del salpicón y decorar con tomates cortados en finas rodajas, huevos duros y si se desea aceitunas verdes. Si se quiere se lo puede acompañar con arroz tostado.