Escucha esta nota aquí

Casi dos años le llevó al diseñador de modas Luis Daniel Ágreda investigar sobre la historia y el legado artesanal de la población chiquitana de Santo Corazón. Con todo ese cúmulo de información trabajó en la producción de un documental, una muestra de fotografías y una nueva colección de vestidos en los que utiliza tejidos elaborados por las mujeres del lugar.

La exposición se llama Santo Corazón, la última misión jesuítica, pues todo gira en torno a este pueblo situado en la provincia Ángel Sandoval del departamento de Santa Cruz. 

Será inaugurada mañana, a las 19:30, en Café Lorca, donde permanecerá abierta al público hasta el domingo 30, siendo necesario para su ingreso llevar puesto un barbijo.



Ágreda dice que quedó maravillado cuando conoció el trabajo de las mujeres del lugar, que utilizando hilos naturales obtenidos de las plantas y árboles de los bosques chiquitanos, del algodón que cultivan y que tiñen con elementos nativos, consiguen elaborar tejidos hermosos y que han permanecido casi ocultos por más de 200 años.

También lo maravilló la historia, tradiciones y su cultura que ha pasado de generación en generación. Con todo ello es que armó un equipo de producción y plasmó sus historia en el  documental. Además de que elaboró su reciente colección de modas, a la que llamó Santo Corazón 1760, por el año en que se fundó el pueblo.

El realizador del video es Milton Sosa, el autor de las fotografías es Tony Suárez y la dirección de arte estuvo a cabo de Eduardo Suárez. 



Luis Daniel dice que esta triple muestra de imágenes en movimiento, fotos y colección de modas "pretende sensibilizar sobre la importancia de la puesta en valor, rescate y conservación de nuestra diversidad cultural, a través del trabajo colaborativo".

Agrega que lo interesante de descubrir el inmenso y diverso territorio de Bolivia es que siempre sorprende la cantidad de tradiciones y riqueza cultural que se pueden mantener vivas, adaptándolas y transmitiéndolas.



El diseñador cuenta que en Santo Corazón y en los pueblos de la Chiquitania no solo es admirable el trabajo de elaboración artesanal de los tejidos, sino la forma en que costuran su ropa, con técnicas centenarias que hacen posible que los vestidos sean duraderos


Comentarios