Escucha esta nota aquí

Adriana Roca Palacios (19) tenía 10 años cuando llegó “indignada” a su casa en el municipio de San Ramón. Una profesora que usaba un enorme anillo tenía la costumbre de ‘cocachear’ a la más calladita de sus compañeras y le decía que era “burra”. Llegó el día en el que el cocacho lo recibió Adriana, pero ella no se calló, primero le reclamó a la profesora y luego le contó a su mamá, quien fue a denunciar al colegio la conducta abusiva de la profesora.

“Ahora de grande recién me doy cuenta de que debí haber hecho algo por mi compañera. 

Hasta que no lo vivís, no te ponés en el lugar del otro”, dice Adriana pensativa, e inmediatamente le salta a la mente la frase que su madre le dijo en esa oportunidad: “Si no te gusta donde estás, sueña a dónde quieres ir y trabaja por ello”. De ahí en adelante, Adriana asegura que nunca más calló.

Por eso cuando salió bachiller se vino a la ciudad a estudiar, pese a que en casa le pidieron que espere a su hermano, tres años menor, para venirse juntos a la universidad. 

Hace una década es una de las niñas que empoderó Plan Internacional, enseñándole sus derechos y dándole alas para creer que lo que sea que ella quiera ser lo puede lograr. También aprendió sobre sus derechos sexuales y reproductivos, autoestima, liderazgo, métodos anticonceptivos y a diferenciar qué es amor y qué no lo es.

Aprendió qué derechos se vulneran, incluso cuando están disfrazados de bromas.

Qué haría si fuera presidenta

Como una de las lideresas de Plan Internacional le propusimos pensar qué medidas tomaría si por un día -en el Día de la Niña- fuera presidenta de Bolivia. Lo primero que pensó fue frenar el acoso callejero.

 “Me encanta usar short, pero acá casi no me pongo porque constantemente lo están piropeando a uno y eso es acoso, hay que llamar a las cosas por su nombre. Que te digan variedad de vulgaridades es acoso. Las calles nunca ha sido un lugar seguro para transitar y el acoso se ve también en los colegios y en la universidad”.

También se ocuparía de la discriminación hacia los jóvenes a la hora de buscar trabajo. “Como no tenés experiencia ningún lugar te quiere contratar. ¿Qué mensaje recibimos nosotros? Que al salir de la universidad vamos a tener que trabajar tres o cinco años sin que se nos remunere para poder adquirir experiencia. Eso nos agobia bastante y nos expone a explotación laboral”.

Adriana está estudiando Contaduría y planea optar por una segunda carrera: Sicopedagogía. Pero no todas sus compañeras de colegio corrieron con la misma suerte. Algunas se quedaron en el pueblo y son niñeras o atienden cibercafés. Otras simplemente ya tienen marido porque quedaron embarazadas.

50 años de trabajo

Plan Internacional es una organización global humanitaria dedicada al desarrollo de la niñez. Está presente en 75 países del mundo; en América Latina está en 12. En Bolivia este año cumple 50 años de operaciones y de trabajo en pos de los derechos de la niñez y la igualdad de las niñas.

Actualmente Plan Internacional Bolivia trabaja en 776 comunidades de 39 municipios en seis departamentos (La Paz, Santa Cruz, Chuquisaca, Tarija, Cochabamba y Potosí). Ha alcanzado con sus proyectos a 90.000 niños.

UNICEF, EN UNA CRUZADA POR MÁS NIÑAS EN CIENCIAS, TECNOLOGÍA, INGENIERÍA Y MATEMÁTICAS (STEM) EN BOLIVIA

Unicef propone el hashtag #NiñasSorprendentes y #NiñasImparables para usarlo hoy durante todo el día en las redes sociales a propósito del Día Internacional de la Niña. “Se trata de celebrar el derecho de las niñas y también su potencial para contribuir a la sociedad, al país y al mundo”, manifestó Jennifer Hoffman, de Unicef Bolivia. Esta presentó a Nicole Leañez ( 14) reconocida como talento extraordinario (niños con capacidades superiores a su edad)por el Ministerio de Educación.

La puso como ejemplo porque se destaca en las materias científicas y “es un modelo de niña que está rompiendo estereotipos de género y que está demostrando que la ciencia y las matemáticas son también cosas de niñas”.

Nicole resaltó: “Las mujeres pueden cambiar el mundo. Si hay algo que queremos hacer, siempre vemos la manera de hacerlo y a veces nos toca ganar y otras veces nos toca aprender. Cada día que pasa y con cada nuevo conocimiento estamos más cerca de alcanzar nuestras metas”, concluyó la colegiala.