Escucha esta nota aquí

Más vale tarde que nunca. La cantautora irlandesa Sinéad O'Connor, de 53 años, anunció en Twitter que empezará un tratamiento de rehabilitación tras más de tres décadas sumergida en adicciones y escándalos.

"Mensaje para las personas que tienen entradas para los espectáculos del próximo año: esos espectáculos se posponen hasta 2022 para que pueda entrar en un programa de tratamiento de trauma y adicción de un año porque tuve seis años muy traumáticos y este año fue el final, pero ahora comienza la recuperación", expresa en uno de los 'tuits' en los que se sinceró con sus fanáticos en la cuenta que utiliza desde 2018, cuando se convirtió al islam y cambió su nombre a Shuhada' Davitt.

Otra confesión muy fuerte tiene que ver con una adicción que desarrolló recientemente. “Este año perdí a un ser querido; eso me afectó tanto que me hice brevemente adicta a una droga distinta a la marihuana”, confesó la cantante, que en otro posteo confiesa haber sido adicta a la “hierba” durante los últimos 34 años.

La artista, que hace 15 años fue diagnosticada con trastorno bipolar, dijo que nunca se tomó un tiempo para sanar. "Crecí con muchos traumas y abusos. Luego entré directamente en la industria musical y nunca aprendí realmente cómo hacer una vida normal”, admitió la polémica cantante que en 1991 rechazó un Grammy. 

"No acepto premios que se me hayan concedido por mi éxito material. Los Grammy se dan al disco que más ha vendido, pero no al mejor artísticamente hablando. No me interesan. No quiero tomar parte en nada que anime a la gente a creer que el éxito material es importante, especialmente si eso representa que te has de sacrificar personalmente para obtenerlo", dijo en ese entonces.

En las recientes publicaciones, Sinéad también aprovechó para pedir disculpas a los seguidores que se quedarán sin verla en vivo.

Si me tomo este tiempo para curarme, estaré en forma para toda una vida de gira. Si no lo hago, no lo conseguiré”, se excusó, prometiendo compartir todo lo que ha vivido en 2022, aunque no da por sentado el regreso.

Si dar este paso significa que mi carrera ha terminado, que así sea. Como dice Mary Oliver, debo salvar la única vida que puedo”, anadió, a la vez de anunciar que lanzará un “álbum de mierda”, terminará los cuatro conciertos que tenía programados en Irlanda y publicará unas memorias antes de ser ingresada.

Hace tres años, la artista declaró en un programa de TV que sufrió abusos físicos y sexuales de parte de su madre cuando era una niña, asegurando que solía llevarla a “una cámara de tortura” y “se deleitaba y sonreía al lastimarla”.

Otros de los escándalos de la intérprete de grandes éxitos como Nothing compares 2 U fue la vez que rompió en vivo una fotografía del papa Juan Pablo II, varias amenazas de suicidio, cuando declaró ser lesbiana a pesar de haber estado casada en cuatro oportunidades y los ataques a "los blancos" tras convertirse al islam.