Escucha esta nota aquí

La cantante Sinead O'Connor ha ingresado voluntariamente en un hospital, aunque ha tenido que ser escoltada por la policía, para tratar de paliar el daño físico y emocional derivado de la muerte de su hijo Shane, quien se quitó la vida la semana pasada a la edad de 17 años, informó este viernes BangShowbizz. 

La presencia policial se explica con la naturaleza de los impactantes comentarios que ha venido publicando la artista en su cuenta de Twitter durante los últimos días. Y es que la intérprete irlandesa ha dejado entrever varias veces, incluso en el mensaje más reciente con el que ha dado a conocer su estancia en el centro médico, que no desea seguir viviendo tras el último mazazo que le ha dado la vida.

"Lo siento, no debería haber dicho nada de eso. Estoy con la policía y de camino al hospital. Siento haber molestado tanto. Me siento perdida sin mi hijo y me odio. El hospital me ayudará durante un tiempo, pero voy a encontrar a Shane. Esto es solo un retraso", ha escrito en su perfil de la plataforma, solo unos días después de culparse una vez más sobre el fatídico destino de su retoño y de subrayar que no merece "seguir viviendo".

"Soy un montón de mier**. No merezco seguir viviendo y todo el que me conoce estaría mucho mejor sin mí. Pido perdón por todo el daño que he causado. Nadie tiene la culpa de esto excepto yo. Nadie tiene la culpa de la muerte de Shane excepto yo. Mía, solo mía, y no quiero estar en un mundo sin mi Shane y sin el resto de mis hijos. No merezco vivir", reza el desgarrador testimonio compartido por Sinead.

Comentarios