Escucha esta nota aquí

Hace poco más de un mes que falleció Enrique 'Pippo' Galarza, el reconocido peinador de reinas. Para mantener viva su obra como peluquero, su familia ha decidido que su salón de belleza, de la calle Velasco, casi avenida Irala, seguirá abierto, atendiendo a sus fieles clientes.

Sebastián Galarza (24), el sobrino que era como un hijo para Pippo y que creció con él, anunció que se creó la marca Pippo, peinador de reinas, que funcionará como salón de belleza integral, que además de los peinados tradicionales, hará corte de cabello, maquillaje, cuidado de uñas, entre otros servicios. Todo bajo su dirección y la administración de su madre, Roxana Galarza.

Contó que el peinador de reinas siempre les decía que cuando él se vaya de este mundo no cierren la peluquería, que sigan atendiendo a sus clientes, con el mismo esmero que él dedicó. 



Por ello es que su sobrino toma la posta, agarra los peines y los cepillos y se pone a peinar, siguiendo las enseñanzas de su maestro. Cuenta que desde hace cuatro años él ya peinaba, cepillaba y cortaba cabellos, que siempre miraba el trabajo de su tío que se ponía contento cuando veía que aprendía.

"Para mí no será una novedad dirigir la peluquería y trabajar como estilista, siempre me gustó y tengo algo de experiencia. Que pase un poco el tiempo, que volvamos a la normalidad y vamos a darle un vuelco total al salón, queremos cambiar muchas cosas, modernizarnos, actualizarnos y estar al ritmo de las últimas tendencias. Desde la decoración y la forma de atención a los cliente queremos innovar, claro que respetando el legado de Pippo, pues su estilo señorial se mantendrá, por respeto a su imagen y porque la gente lo pide", cuenta Sebastián.

Seguirá el personal que trabajaba con el peinador de reinas y harán cursos de actualización. Dijo que la estilista Clarita Rojas, que está con ellos desde hace más de 30 años y que maneja muy bien el estilo de Pippo, estará a cargo de los peinados tradicionales.



Con mucha nostalgia Sebastián confesó que ha sido muy difícil para su familia la partida de Pippo, pero que cumplirán sus deseos para honrarlo. 

Serenata a Santa Cruz

Otro de los aspectos que Pippo Galarza pidió a sus descendientes es que mantengan el espectáculo de Serenata a Santa Cruz. Les dijo que esa era una de sus grandes obras, que se realizaba en honor a su pueblo que tanto amaba, que le den continuidad a pesar de las dificultades y aunque no sea rentable.

Le encargó a su sobrino Sebastián que él dirija el evento, buscando apoyo de las autoridades regionales y de empresas amigas. Que en ese espectáculo se siga coronando a la Reina de Santa Cruz, que debe representar no solo la belleza de la mujer de esta tierra, sino su personalidad y vocación de lucha por su tierra.



Además, Pippo dejó una lista de soberanas para los próximos cinco años, con nombres, apellidos y referencias de sus respectivas familias. 

Comentarios