Escucha esta nota aquí

La tecnología fue una importante aliada en estos tiempos de cuarentena por la pandemia del coronavirus; permitió que las empresas sigan operando y también que las personas trabajen, se entretengan y se informen de todos los detalles de la enfermedad, nuevos síntomas, medidas de prevención, tratamientos y los avances de la ansiada vacuna. 

Por esto mismo, si bien el término y este comportamiento humano vienen desde hace muchos años, el tecnoestrés se ha elevado en los últimos meses, a causa de la implementación del teletrabajo y también por el abuso de la tecnología con tanto tiempo libre en casa.

¿Qué es el tecnoestrés? Según el diario El Universal, la primera persona que usó este término fue el siquiatra estadounidense Craig Brod en su libro Technostress: The Human Cost of the Computer Revolution, publicado en 1984. El especialista explicó que este vocablo se refiere a los efectos sicosociales negativos derivados del uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

El artículo explica que el concepto del tecnoestrés se ha ido ampliando y ahora no solo tiene que ver con la ansiedad que produce la carencia de habilidades para manejar y trabajar con las Tecnologías de la Información y la Comunicación, sino que también incluye los problemas derivados de su uso excesivo.

Algunos de sus síntomas son irritabilidad, dolores de cabeza y de espalda, angustia, trastornos del sueño, fatiga visual y cansancio mental ocasionado por el exceso de información, lo que provoca dificultad para comprender y retener nueva información. Desde igual manera, afecta a la concentración y el rendimiento laboral.

El portal Mujer hoy, identifica diversos tipos de tecnoestrés, como la tecnoansiedad, tecnoadicción o la tecnofatiga, que básicamente presentan trastornos comunes, pero relacionados a las herramientas tecnológicas. Para cualquiera de estos tipos, elaboró una lista de recomendaciones para cumplir con el teletrabajo sin tecnoestrés.

Organiza tu horario de trabajo en casa
Estar en casa no significa que tengas trabajar 24 horas del día. Establece un horario que sea flexible y realista, de modo que puedas cumplirlo con facilidad. Plantea horas de inicio, de conclusión y de comidas.

Desconéctate
Cuando el trabajo termine, aléjate por completo. Trata de no usar el celular por un rato y establece alguna actividad que te relaje.

Separa la vida laboral y la personal también en las tecnologías
Hoy en día, el mismo celular con el que trabajamos es con el que conversamos con nuestros familiares, nos distraemos con videojuegos y revisamos las redes sociales, sin embargo, debes establecer límites.

Trata de tener la mayor cantidad de herramientas posibles en tu computadora para que tu celular solo sea usado en situaciones puntuales dentro del trabajo.

Medita 
Cualquier actividad de autocontrol, meditación o relajación es positiva para despejar la mente y dejar atrás el trabajo.

Respeta las horas de sueño

Luego de establecer tu horario, garantiza que estén incluidas las horas de sueño que necesitas, de ese modo tu rendimiento será mayor.